HPIM0049

No 831 “Enmi opinion” Diciembre 24, 2014

 No 831 “En mi opinión”  Diciembre 24, 2014

“IN GOD WE TRUST” Lázaro R González Miño   EDITOR

Merry Christmas to all<>Feliz Navidad a todos

Click on one reindeer at a times….giving a few seconds between clicks. I also clicked on Santa….LOLOL

http://www.glenn.tapley.us/MC.swf

Bing Crosby – White Christmas

https://www.youtube.com/watch?v=7S-IidmcSN8

The Three Tenors Christmas Concert Viena 1999), full 1hour 22min.

https://www.youtube.com/watch?v=_IeV6fy2lLs

Andrea Bocelli – Mi Navidad, Version en Español (Full Album)

https://www.youtube.com/watch?v=45JSjwDoBfs

Michael Buble ft Thalia – Mis Deseos / Feliz Navidad

https://www.youtube.com/watch?v=_zPBpvy4m1I

Amenper: ¿Qué cosa es Nochebuena?

Cristianismo nació desarrollado fuera de judaísmo en el siglo primero D.C.

Se fundamenta en la vida, enseñanzas, muerte y resurrección de Joshua (Jesús en la traducción griega) Quien fue considerado por sus seguidores el Mesías (Christos en griego).

Basada en la vida, muerte y resurrección de este hombre Jesús–también llamado el Cristo–se ha desarrollado religión más grande del mundo, el cristianismo.

El Cristianismo reclama a más de 1 billón miembros en todas partes del mundo. Se divide en cientos de grupos o denominaciones, las mayores de los cuales son la iglesia católica, las iglesias ortodoxas orientales, las iglesias protestantes, las evangélicas e innumerables sectas que se llaman cristianas.

Israel quería y esperaba redención.

Esta pequeña nación judía, situada en la parte oriental del Imperio Romano, tuvo durante siglos la esperanza de un tiempo cuando su Dios, a través de una acción decisiva, los liberara de la dominación exterior y los establecieran como la nación preeminente en el mundo.

Consideraban que la manera en que Dios podría hacer esto fuera mediante el envío de un Mesías (Christos en griego) que podría librarlos de sus enemigos y convertirse en su rey.

La palabra Mesías significa “el señor es ungido,” alguien que Dios ha reservado para una tarea específica.

La moralidad judeo-Cristiana se ha desarrollado en el mundo civilizado más que como una religión pero como una forma de vida que determina la conducta a seguir del individuo, y en realidad es la base para la mayor parte de las leyes y los sistemas judiciales establecidos en el mundo..

Así que es importante entender la historia para saber cómo se desarrollaron los acontecimientos del nacimiento de la cristiandad.

No hay registros a laicos de la historia, era una secta sin importancia en su época en un pequeño país como Israel. 

Así que toda la información sobre los principios del cristianismo proviene del canon de la Biblia.

Esta información nos viene a través de la lectura entre líneas de las epístolas y los evangelios.

La lectura de la Biblia se supone que es espiritual, pero también es la única forma de entender la historia de cómo el cristianismo se convirtió en la cultura judeo-cristiana de la mayoría de los países del mundo.

Los cristianos creen que ese Jesús, del el pequeño pueblo de Nazaret, en Galilea, era el Mesías.

También creen que lo que hasta ahora el cristianismo ha logrado superó las expectativas de Israel.

Los judíos vieron a un Mesías exclusivamente para sí mismos, aunque su poder sería algo para señalar a otras naciones la creencia en su Dios.

Los cristianos creen que Jesús, fue Dios encarnado para lograr algo que fue ideado por Dios para beneficiar a todo el mundo directamente sin estar atado al destino de cualquier nación.

Su sacrificio incluye a todos en todos los tiempos y lugares.

Por ser judíos, a los primeros cristianos le costó darse cuenta de que el cristianismo debía para ser Universal (católico es una palabra universal).

Las historias del nacimiento, la vida, muerte y resurrección de Jesús fueron escritos por testigos de la vida de Cristo y fueron llamados “buenas noticias” (evangelio es una palabra griega para buenas noticias).

Pero estas buenas noticias eran para los judíos, no para los gentiles, así que si cualquier gentil quería recibir la salvación por la muerte del Mesías tenía que convertirse al judaísmo.

Pablo de Tarso, el apóstol de los gentiles fue el hombre elegido por Jesús en una revelación para convencer a judíos y gentiles que el cristianismo era Universal, para todo el mundo sin diferencia de raza o nacionalidad y conjuntamente con Pedro y los otros apóstoles lograron lo que parecía imposible.

Lo que leemos entre líneas de la Biblia es la lucha entre el Judaísmo de los primeros cristianos judíos, que creían que el sacrificio del Mesías era sólo para el pueblo judío y los otros judíos que entendían el concepto de la universalidad del cristianismo.

Después de la aceptación del cristianismo del emperador Constantino y el primer Concilio de Nicea, donde los antes proscritos y perseguidos cristianos y sus obispos, presentaron la recopilación documentación de la historia del cristianismo guardada en iglesias y principalmente en la biblioteca cristiana de Alejandría, hasta esa fecha, y donde se determinó que Jesús era Dios hecho hombre, no un simple profeta.

El razonamiento fue que para hacer un sacrificio vicario por el mundo, ante Dios, tendría que ser un hombre perfecto, y no ha existido en el mundo un hombre perfecto, sólo Dios es perfecto.

Unos 30 años más tarde por la coincidencia de las lecturas seleccionadas de las iglesias, fue creada por sí misma la selección de las cartas y epístolas de lo que llamamos hoy el nuevo testamento de la Biblia. Esto fue reconocido por primera vez, 30 años después del concilio de Nicea,  por el obispo Anastasio de Alejandría, en su Carta Festal.

Atanasio de Alejandría, Biografía, Obras, Veneración, Significado histórico, Opiniones recientes

Es una historia que cambió al mundo, y las coincidencias son consideradas milagros para todas las diferentes personas y denominaciones que se llaman cristianos.

Esta es la realidad de lo que estamos celebrando hoy, nochebuena, una buena noche para la humanidad.

Hoy estamos celebrando el comienzo del cristianismo con el nacimiento de Cristo, no la fecha exacta del nacimiento porque esto es difícil de determinar, pero es la celebración de un día en que recordamos como el momento de cómo empezó todo.

Actor James Woods: Sharpton Is a ‘Pig’

By Drew MacKenzie

Actor James Woods has slammed the Rev. Al Sharpton and New York City Mayor Bill de Blasio in a series of angry Twitter messages following the murder of two NYPD officers.

The “Casino” star called Sharpton a “pig” and blamed de Blasio for inciting anti-cop sentiment, leading to the execution-style deaths of Officers Rafael Ramos and Wenjian Liu as they sat in their police cruiser in Brooklyn.
According to the
 New York Post, Woods also wrote, “The blood of 2 executed police officers is on the hands of Mayor de Blasio. May God bless their families and may they rest in peace.” 

While calling Sharpton and de Blasio “race hucksters” for stirring up the nationwide protests over the deaths of Eric Garner and Michael Brown, Woods urged the mayor to resign and backed cops who turned their backs on de Blasio during a press conference.
The film and TV star, who often expresses his outrage on an assortment of issues via Twitter, also suggested that President Barack Obama had fueled the race crisis by tweeting images of the president appearing with Sharpton.
Read Latest Breaking News from Newsmax.com 
http://www.Newsmax.com/Headline/actor-casino-police-shooting/2014/12/23/id/614655/#ixzz3Ml8tBWAT 
Urgent: Should Obamacare Be Repealed?
 Vote Here Now!

 

Obama’s 1,200 New Regulations — Congress Has 15 Days to Protest

Written by Gary North on December 24, 2014

The Federal Register is where the action is. It lists new federal regulations imposed by the Executive Branch. Each year, 80,000 pages of fine-print regulations are published.

According to federal law, Congress and the public have 15 days to protest. In the good old days, this was 30 days.

But Congress went home for the holidays. So, Obama’s  elves are hard at work. Before the new Senate comes into office on January 2, the regs will be done deals.

The Obama administration is cramming like a college student trying to study for a final exam, publishing more than 1,200 new regulations in the last 15 days alone,according to data from Regulations.gov.

Energy and environment rules are the biggest category, with 139 published by the federal government in the last 15 days, according to Regulations.gov.

One of the most contentious new regulations is the EPA’s coal ash rule. The rule has been criticized by the coal industry and environmental groups — though for entirely different reasons — and has a price tag of up to $20.3 billion. The rule was finalized last Friday.

Before that, the Obama administration finalized a new ozone standard that could become the costliest rule ever proposed by the EPA. The EPA released the rule while millions of Americans were getting ready to eat some turkey and pie for Thanksgiving.

Regulations listed on Regulations.gov include “Notices from the Federal Register; Proposed Rules; Final Rules.” The government website shows that 309 rules were proposed or finalized in the last 15 days and 892 notices from the federal register were received — some of which could lead to new rulemaking.

So far this year, the Obama administration has proposed or finalized  more than $200 billion in regulations when the coal ash rule’s costs are factored in, according to the American Action Forum.
Read more at http://teapartyeconomist.com/2014/12/24/obama-1200-regulations-congress-15-protest/#icbiRuFBmpvu221x.99

 

 

450,000 letters call for Boehner’s ouster. Republican House members in for New Year surprise

WASHINGTON – When members of the new House of Representatives convene here Jan. 3, they will be asked to state the following words in their oath of office.

“I do solemnly swear (or affirm) that I will support and defend the Constitution of the United States against all enemies, foreign and domestic; that I will bear true faith and allegiance to the same; that I take this obligation freely, without any mental reservation or purpose of evasion; and that I will well and faithfully discharge the duties of the office on which I am about to enter: So help me God.”

And once Republican members reach their new offices, they will be confronted with the reality of what happened last month when the old Congress approved operating capital for the continuation of Obamacare and an executive amnesty they claimed was unconstitutional – hundreds of thousands of yellow letters demanding the ouster of John Boehner as speaker of the House.

In fact, 450,000 – so far.

All because of the “Don’t Be Yellow: Dump Boehner Campaign,” through which Americans are responding to a call from WND founder Joseph Farah.

And that’s just the total through Monday. 

Farah said he expects, based on early reaction, to generate millions of letters in time for delivery when the new Congress opens its session early next month.

“It’s not the Christmas present John Boehner was hoping to receive,” said Farah. “It’s clear from the viral nature of this campaign that millions of Americans, mostly Republicans, by the way, would like to put coal in Boehner’s stocking this year. And they’d like him to accept the gift as just another member of the House of Representatives rather than as its leader.”

The innovative campaign that allows anyone to send a form letter on yellow paper to every Republican member of the House was organized quickly last week in response to growing anger and frustration from GOP voters who feel ripped off by what they see as a betrayal by Boehner and his leadership team over what Farah characterizes as “his capitulation to Obamacare and the unconstitutional amnesty executive action, which were both fully funded by House Republicans who were voted into office to do just the opposite.”

At about two inches per 500-page ream, there’s already a stack of letters more than 15 stories tall destined for guaranteed delivery to House GOP members.

“While the news cycle has forgotten about Boehner’s betrayal of Republican voters in November, the grass-roots electorate has not,” said Farah. “Even while Americans are busy Christmas shopping and getting ready for the holiday season, they are angry enough at the Republican establishment to put their money where their mouth is – investing in this unusual lobbying effort to wake up House members as to the state of their leadership crisis.”

“Will Republican House members respond in January? At the very least, they won’t be able to ignore the deluge of mail that awaits them,” he said.

JOIN THE DON’T BE YELLOW, DUMP BOEHNER NOW CAMPAIGN.

“You can order your letters sent today, and they will be ready for delivery when the new Congress reconvenes in January. It would be great to see thousands or, better yet, tens of thousands flooding in that first week. That will make an impression that cannot be ignored by Republican members of the House,” he said.

“I’m excited. Now it’s up to you. I’ve already ordered my letters. I’ve even secured the domain names DumpBoehnerCampaign.com and DumpBoehnerNow.com for social media dissemination. Tell your friends,” he wrote.

Recruit your friends, neighbors, and fellow commuters to the “Don’t Be Yellow: Dump Boehner Now” campaign with this exclusive bumper sticker. 


The letter explains to members of the U.S. House that two issues have “prompted Americans to turn in droves to the Republican Party in November 2014 – Barack Obama’s blatantly unconstitutional executive action to provide amnesty to millions of illegal aliens, and the deliberately deceptive restructuring of America’s health-care system through Obamacare, which threatens to unravel the greatest health delivery system in the world.”

Pointing out that Republicans before the election “solemnly vowed to STOP this lame-duck president,” the letter states: “Now you have the power, right and duty to stop him.

“But it won’t happen with John Boehner leading you. You know this to be true. The trillion-dollar budget deal is just the latest proof that Boehner is not capable of leading the House to victory during this critical period.”

It calls on members to replace him.

On Twitter, the hashtags #BoehnerMustGo and #DumpBoehner were surging, and other commentators, while not adopting the specific letter-writing campaign, agreed with the goal.

JOIN THE DON’T BE YELLOW, DUMP BOEHNER NOW CAMPAIGN.

Farah noted that the launch of the program rivals the historic “Pink Slip Campaign” in 2010 that generated some 9.5 million letters to Congress.

“Americans are angry about Boehner’s betrayal of the voters who gave him a bigger majority in the House and Republicans control of the Senate. This could prove to be Boehner’s undoing,” he said.

The campaign allows people to send letters, with their own names and addresses via FedEx, all for the one price of $29.95, to each of the House GOP members.

Farah said, “From previous campaigns we know this approach prompts members to talk about the boxes of letters that are coming into their offices each day. And that’s exactly what we want to do with the DUMP BOEHNER CAMPAIGN – a grass-roots lobbying effort that can channel your outrage into effective and meaningful action.”

He said what can be guaranteed is that members “will see, hear and feel your participation in it.”

“We saw the same thing in 2010,” recalled Farah. “People were angry then. They may be angrier now. It is as if elections have no consequences when Republicans vote.”

JOIN THE DON’T BE YELLOW, DUMP BOEHNER NOW CAMPAIGN.

 

Amemper: Alegría de caballo capado

RAÚL RIVERO

El anuncio de que Estados Unidos y Cuba restablecerán relaciones diplomáticas y que Barack Obama comenzará un proceso para flexibilizar el embargo comercial impuesto en 1961 a su vecino se ha recibido con un entusiasmo confuso, un embullo que supera su trascendencia como noticia de primera plana y pareciera que ha llegado de pronto el fin de una dictadura que enciende las luces para festejar sus 56 años en el poder.

Esa alegría donde único se explica, con toda su contradicción, es en los altos círculos de poder del régimen y sus amigos. Ellos ven en el acercamiento de los atroces representantes del imperio una vía de escape a su desastre económico ante la eventual pérdida de su sostén principal de estos últimos años, Venezuela. Un país, que desde el triunfo de Hugo Chávez se convirtió en el sustituto de la Unión Soviética a la hora de cubrir con dinero y petróleo la ineficacia del socialismo.

Como siempre la moneda para negociar del Gobierno son los presos. Esta vez, Alan Gross, un rehén norteamericano capturado hace cinco años y condenado por introducir equipos para ayudar a los cubanos a conectarse a internet. Entregó, además, un espía sin nombre de origen cubano a cambio de tres agentes de la Inteligencia castristas que cumplían largas condenas en cárceles de Estados Unidos. De contra, soltarán, de los 110 presos políticos cubanos, unos 40 que están en una lista oficial de los norteamericanos.

En ese dialogo entre los dos países que, desde luego, beneficiará a los dos Gobiernos. Se quedan fuera de juego, olvidados en los arreglos y las conversaciones, los opositores pacíficos, las Damas de Blanco, los periodistas independientes que reciben palizas, acosos y asaltos a sus casas cada día en una etapa en la que la represión se ha hecho más intensa y diversa.

En las amables charlas entre Raúl Castro y Obama tampoco hay espacio para los 11 millones de rehenes obligados a vivir bajo un solo partido durante casi seis décadas, sin libertad de prensa y con una libreta de racionamiento que no tiene vínculos con el embargo comercial de Estados unidos. Lo tiene con el bloqueo interno del Gobierno a los cubanos porque las vacas, los plátanos, la yuca, el arroz y la malanga nunca se exportaron a Cuba desde Virginia o Baltimore.

Los demócratas que viven y trabajan dentro de Cuba perseguidos por sus ideas políticas y grandes grupos de exiliados que quieren paz y progreso para Cuba no son un hatajo de recalcitrantes extremistas, como se empeñan en presentarlos la propaganda castrista y sus cómplices en el exterior. Esos cubanos reclaman que Castro aplique con sus compatriotas la frase clave de su mensaje de ayer para saludar los cambios en las relaciones con los norteamericanos: “Debemos aprender el arte de convivir, de forma civilizada, con nuestra diferencias”.

Sí, respetar el pensamiento de todos los cubanos y quitar el bloqueo interno que incluye el pan y las ideas para que empiece a llegar la libertad

 

El Dr. Orlando Trujillo analiza la traición del Pdte.Obama a los cubanos – YouTube . Clemente Sanchez

El Dr. Orlando Trujillo analiza la traición del Pdte.Obama a los cubanos

  Play video

El Dr. Trujillo en su análisis recurre a la historia de las relaciones Cuba-Estados Unidos y nos expone como esta traición fue planeada desde hace muchos años y que el actual presidente no es más …

Hacer click

                    https://www.youtube.com/watch?v=JdRHd2iSzKE

NO SON SOLO LOS FABIANOS LOS QUE CONTROLAN EL PODER EN ESTADOS UNIDOS? EL SABE MAS QUE ESO…..

 

 

WEAPONS OF CHOICE

2ND AMENDMENT PROTECTS MORE THAN JUST GUNS

Key ruling for man sent to jail for item in car

 BOB UNRUH 

The Connecticut Supreme Court has reversed the conviction of a man who was found to have war memorabilia in his car, including a dirk knife and a police baton, while he was moving from one residence to another.

The non-profit advocacy group Knife Rights said the decision affirmed knives are arms protected by the Second Amendment in a case with potential wider implications.

The case centered on the transportation of Jason DeCiccio’s weapons collection, including knives, in his move from Connecticut to a rental in Bolton, Massachusetts, where he was to take a job as a claims processor at the Veterans Administration.

“The defendant originally was convicted for having a weapon in a motor vehicle, a violation of Connecticut’s harsh anti-weapons laws,” Knife Rights said.

But the court noted the Second Amendment “protects the defendant’s right to possess the dirk knife – in his home and, second, that the statute’s complete ban on transporting those items between residences unduly burdens that right.”

The court said the “safe transportation of weapons protected by the Second Amendment is an essential corollary of the right to possess them in the home for self-defense when such transportation is necessary to effectuate that right.”

DeCiccio was injured in a traffic accident and taken to a hospital, where he became “disoriented and combative.”

During the police officers’ processing of the vehicle, they found two machetes, a sword, a couple of smaller knives and a police baton.

DeCiccio was charged with six counts of having a weapon in a vehicle and was acquitted on four counts. Convictions followed on his possession of a baton and a dirk, a small knife like a dagger, with a straight blade.

He appealed, and the Connecticut Supreme Court unanimously wrote: “The defendant has established, therefore, that his conviction under [Paragraph] 29-38 (a) for using his Jeep to transport a dirk knife and police baton to his new residence violated his Second Amendment right to keep and bear arms.”

NPR affiliate WSHU reported DeCiccio’s attorney, Michael Zariphes, said the decision was welcome but would not compensate DeCiccio for the last four years, including the 15 months he was in jail.

“His life was essentially put on hold,” the attorney told the station. “Which is a shame because he is a man who served in the military and put his life on the line to protect the very Constitution that sort of put him in jail.”

Citing both the Heller and McDonald decisions by the U.S. Supreme Court, which affirmed that individual Americans have the right to keep and bear arms, the court said: “Well after the nation’s founding, knives continued to be an important tool for many Amerians soldiers. During World War II, American soldiers, sailors, and airmen wanted and purchased fixed blade knives, often of considerable dimensions. At least in some units, soldiers were ‘authorized an M3 trench knife, but many carried a favorite hunting knife.’ The Marine Corps issued the Ka-Bar fighting knife. As one World War II memoir records, ‘this deadly piece of cutlery was manufactured by the company bearing its name.’ … Vietnam memoirs record that Ka-Bar and similar knives were still in use.

“We agree with the defendant that, under Heller, the dirk knife that he was transporting to his new residence falls within the terms ‘arms’ for purposes of the Second Amendment.”

Likewise, the baton also fits the definition under the Constitution.

“We are persuaded that the police baton that the defendant had in his vehicle is the kind of weapon traditionally used by the state for public safety purposes and is neither so dangerous nor so unusual as to fall outside the purview of the Second Amendment’s right to keep and bear arms.”
Read more at http://www.wnd.com/2014/12/2nd-amendment-protects-more-than-just-guns/#dkREEWHseVxmbxBH.99

 

 

 

Actor James Woods: Sharpton Is a ‘Pig’

By Drew MacKenzie

Actor James Woods has slammed the Rev. Al Sharpton and New York City Mayor Bill de Blasio in a series of angry Twitter messages following the murder of two NYPD officers.

The “Casino” star called Sharpton a “pig” and blamed de Blasio for inciting anti-cop sentiment, leading to the execution-style deaths of Officers Rafael Ramos and Wenjian Liu as they sat in their police cruiser in Brooklyn.
According to the
 New York Post, Woods also wrote, “The blood of 2 executed police officers is on the hands of Mayor de Blasio. May God bless their families and may they rest in peace.” 

Special: These 7 Things Activate Alzheimer’s in Your Brain

While calling Sharpton and de Blasio “race hucksters” for stirring up the nationwide protests over the deaths of Eric Garner and Michael Brown, Woods urged the mayor to resign and backed cops who turned their backs on de Blasio during a press conference.
The film and TV star, who often expresses his outrage on an assortment of issues via Twitter, also suggested that President Barack Obama had fueled the race crisis by tweeting images of the president appearing with Sharpton.
Read Latest Breaking News from Newsmax.com 
http://www.Newsmax.com/Headline/actor-casino-police-shooting/2014/12/23/id/614655/#ixzz3MkxDwaxN 
Urgent: Should Obamacare Be Repealed?
 Vote Here Now!

 

 

 

PRESIDENT BARACK HUSSEIN OBAMA DECISION TO HELP THE COMMUNIST DICTATORSHIP OF CASTRO.

 

I was not going to write about this but as I have received several emails asking my opinion here, I am telling you what happened and what will be the future.

 

Unfortunately the Communists took over Cuba on January 1st., 1959, when Fidel Castro machiavelically took over the power instead of allowing former President Carlos Prio Socarras to continue as President until new elections take effect.

 

As Fidel Castro had wrote to a close friend when he was in the Sierra Maestra, Castro knew that the hew fight would be against the USA.

 

With John F. Kennedy already President of the USA, Castro made his first move confiscating all American industries and interests in Cuba. Castro did that without paying compensation to the owners. In other words, Fidel Castro stole those properties from the American owners.

 

President Kennedy tried to make Castro to pay compensation to the American owners. Castro refused and kept the properties stolen from the Americans. The Cuban Dictator robed billions of dollars.

 

President John F. Kennedy responded in the only civilized way that he could putting in effect an embargo against the Dictatorship of Castro.

 

Eventually the American taxpayer was affected by Fidel Castro’s actions robbing the American companies.

 

Castro’s reacted ordering the assassination of President Kennedy, which eventually was carried out by Lee Harvey Oswald in Dallas, Texas on November 22, 1963.

 

Now, after more than 50 years a Marxist-Islamic mulatto Barack Hussein Obama occupies the Presidency of the United States of America. A white Dictator, General Raul Castro Ruz who inherited it from his brother Fidel who is in bad health, occupies the Presidency of Cuba.

 

I expected the current situation since the Democratic Party lost the midterm election of this year. I was expecting Barack Hussein Obama to embrace the Cuban Communists Dictators. When previously he had met Dictator Raul Castro, he moved down his body like adoring Dictator Castro when shook hands with him. When I saw that picture, the image that came to my mind was the image of Monica Lewinski satisfying former President Bill Clinton.

 

What Obama has done is done. Now the question is what can he achieve?

 

There is a law, the Helms-Burton law that Obama has to respect. If he violates that law, he is opening the way to be impeached by Congress.

 

I believe that Obama has to think if he is willing to create a new Civil War in this country.

 

There is another actor in this tragedy that is Pope Francis who accepted to be portrayed as the instigator of this accord. When Pope Francis became Pope, I made the mistake of looking at him with sympathy and hope. Afterwards his actions had bring to my eyes a streetlight with the yellow color that with his actions has already turned to red.

 

Pope Francis received at the Vatican different lefty’s leaders among others the President of the Grandmothers of Mayo Plaza (from Argentina) and reinstated as a priest a Communist priest from Nicaragua who previously had been expelled from the priesthood. The time will tell us what is the future of the Catholic Church with Pope Francis as his leader.

 

Dictator Raul Castro should be happy. History shows that Cuba does not pay to his creditors. If Barack Hussein Obama goes behind the Helms-Burton law Castro will buy but remember that Castro does not pay. If any American owned company sell to Castro that company should not be, allow to deduct that debt from it taxes.

 

Years ago, in 1963 an American Communist told me that one day they would take over the USA because 80% of the American people are idiots. That they will not take over with atomic bombs but that one day the President would say “this is Communism” and that 80% would accept that and then the other 20% would be wiped out. You can read about this in my book “Crime Without Punishment-How Castro Assassinated President Kennedy and Got Away with It”.

 

Obama is President of the USA, Dictators Fidel and Raul Castro are Dictators in Cuba and John F. Kennedy, who placed the embargo in reaction to Fidel Castro’s illegal activities, is dead killed by orders of Dictator Castro.

 

God bless America.

 

Dr. Carlos J. Bringuier

December 18, 2014

 

 

Jorge Alberto Villalón Y.

 

 

 

Shocking New Malaysia Airlines MH370 Claim Made By Aviation Expert Could Solve The Mystery

A former airline boss and writer now claims… NORVELL ROSE —

Diego Garcia is a small, remote island in the Indian Ocean that’s the site of a U.S. military base, reportedly operated by the United States Navy. The facility is said to serve as a large naval ship and submarine support base, military air base, communications and space-tracking facility.

So the presence of an unexpected, unauthorized aircraft in the area could certainly be cause for alarm. That’s one consideration that could lend credibility to a new theory about the mysterious disappearance of Malaysia Airlines MH370 on March 8th of this year.

A former airline boss and writer now claims the U.S. military downed the Malaysian jetliner because it feared that hackers had seized control of the plane’s computer system and were about to use the aircraft in a 9/11-style terror attack.

As reported by The Daily Mail:

Marc Dugain, the former chief executive of now-defunct Proteus Airlines, said the jumbo jet was shot down near a U.S. military base on the remote island of Diego Garcia in the Indian Ocean after it was hacked.

He told Paris Match that islanders in the Maldives near Diego Garcia told him they saw the missing aircraft flying low.

The theory offered by Dugain — who it should be noted is a successful novelist — apparently depends in large part on his claims about what islanders near the Diego Garcia military base saw and found.

Again, via dailymail.co.uk:

Dugain spoke of a fisherman on a small island who spoke of a ‘huge plane’ in Malaysie Airline’s colours on March 8.

He also said islanders had found an empty fire extinguisher from the plane in the water near Baarah island.

Speaking to a radio station about his theory, Dugain said he had been advised by an intelligence source to keep quiet because going public with his story could present “risks.”

This is not the first time that the U.S. military base on Diego Garcia has been mentioned in regard to the disappearance of MH370. A few weeks after the plane vanished, a freelance journalist said he had evidence that the aircraft was, for some undisclosed reason, secretly diverted to the base after being hijacked.

According to a post about the journalist’s article on MH370 at intellihub.com:

…MH370 most likely landed at Diego Garcia and the plane may have been ushered into a massive “Faraday cage” style hangar to avoid passengers from communicating with the outside world.”

Surprisingly, this all dovetails with a Malaysian Insider report released on Mar. 18 titled “US military base, South Asian airports in MH370 pilot’s simulator, says paper“, as the pilot of MH370 was found to have had scale simulations of Diego Garcia in his home flight simulator.

Malaysia Airlines Flight 370, a Boeing 777 aircraft, lost contact with air traffic control roughly an hour after taking off from Kuala Lumpur with 239 people aboard.
Read more at http://www.westernjournalism.com/aviation-expert-just-offered-shocking-new-theory-missing-malaysia-airlines-mh370/#OpSCWS1CwSwgJL97.99

 

 

Cuba se enfrenta a amenazas de EE.UU. “Socialism in One Country” No Answer.

Clemente Sanchez.
El “socialismo en
 un solo país” Sin respuesta
Tres décadas
 después de la revolución, el pueblo cubano se enfrentan a un futuro peligroso. Con el fin de la Guerra Fría y el comienzo de la de George Bush “Nuevo Orden Mundial”, Cuba se enfrenta ahora a un imperialismo estadounidense más agresiva. La pérdida de la ayuda soviética pone en peligro su subdesarrollado, atribulada economía. El colapso del estalinismo en Europaamenaza con dejar a Cuba como un puesto de avanzada aislado de socialismo”.
Aplastamiento de
 Irak de George Bush estaba destinado a intimidar a todos los países del “tercer mundo“, especialmente uno que ha desafiado a su poderoso vecino durante tanto tiempo.Incluso antes de la Guerra del Golfo, el fin del régimen sandinista en Nicaragua tenía apetitos imperialistas despertado. Mientras que los EE.UU. reconoce los intereses de la URSS en su propio imperio decreciente, que espera reciprocidad en América Latina. Es evidente que hay poco espacio en la órbita estadounidense para una Cuba independiente.
El stand de
 Cuba contra el imperialismo ha ganado muchos admiradores. También lo han hecho sus logros nacionales en la educación de masas y el cuidado de la salud, especialmente entre los pobres del Caribe y América Latina. Además, el derrocamiento de los europeos del este del odiado estalinismo, junto con la Masacre de Beijing en China, hacen reputación brillo de Cuba en comparación. Pero Cuba de las ganancias de la clase trabajadora y las acciones anti-imperialistas será ahora muy restringido, no sólo por el imperialismo, sino por las propias políticas ycontradicciones de Castroismo.
Vamos a
 mostrar aquí que el régimen de Castro no tiene derecho a la auténtica socialismo en el sentido marxista de la clase obrera. Sin embargo, es el pueblo cubano, y no el imperialismo de Estados Unidos o sus agentes, que tienen el derecho de decidir el futuro de su país. La clase obrera, en los países imperialistas, especialmente, debe defender el derecho de Cuba a la autodeterminación. Eso significa que la lucha contra los continuos esfuerzos de Estados Unidos para estrangular a Cuba y cualquier intento de intervención militar.
Del nacionalismo al
 estatificación
Políticas
 iniciales de Fidel Castro tras el derrocamiento del odiado régimen de Batista en 1959 eran nacionalista radical en el carácter. Su gobierno abolió las haciendas más grandes y los distribuya alrededor de un cuarto de la tierra cultivable del país; también estuvo de acuerdo con el comercio de azúcar a la URSS por el petróleo. Ambas acciones antagonizados capitalistas norteamericanos, que eran dueños de la superficie sustancial en Cuba y las refinerías de petróleo. La confiscación de las propiedades de los ricos puntales de Batista eran muy populares; quetambién significó un salto histórico en el nivel de vida de los pobres, de los campesinos sin tierra.
Cuando
 las refinerías rechazaron manejar petróleo soviético en 1960, que fueron nacionalizadas. El presidente estadounidense Eisenhower canceló la cuota del comercio de azúcar de Cuba, y Castro respondió apoderándose otras explotaciones. Los EE.UU. respondió con un embargo comercial devastador. Y en 1961, el presidente Kennedy auspició la invasión de Bahía de Cochinos, que Cuba derrotó fácilmente.
Tener
 dominio de Estados Unidos desafió, Castro llevó a su país fuera de la órbita del imperialismo estadounidense y se volvió hacia la Unión Soviética y sus aliados para sobrevivir. La actual crisis de Cuba tiene sus raíces en las decisiones tomadas en la década de 1960: la transformación bonapartista de un país capitalista estadounidense dependiente en un sistema de estado de reposo la propiedad no en el poder de la clase obrera, sino en la alianza soviética.
Después de breves
 intentos para industrializar, diversificar su economía y hacerlo solo, Cuba pasó a depender en gran medida de los estados estalinistas. Se ha beneficiado de las prácticas de comercio preferencial con el COMECON y adoptó los métodos de planificación económica estalinistas. La URSS solo compró el 70 por ciento de las exportaciones cubanas y representó el 60 por ciento de sus importaciones. Sus préstamos y subsidios ascienden a miles de millones de dólares por año (muchas veces la ayuda per cápita de Oriente y Occidente con el resto de América Latina).
Durante la Guerra Fría,
 la URSS encontró útil para sostener Cuba por varias razones. Permitir que un país “socialista” para ser estrangulado por el imperialismo habría sido una derrotahumillante. El subsidio a Cuba proporcionó un escaparate para el sistema estalinista y la buena voluntad de la URSS en el tercer mundo; y que se podía hacer de forma relativamente barata, dada la pequeña población de Cuba. También le dio a la URSS un sustituto para la intervención en África y América Latina, donde el uso de tropas o agentes soviéticos habría provocado unarespuesta de Estados Unidos. Cuba había ningún peón, pero todavía muy fiable.
Desestalinización
 de Cuba
En
 suma, Cuba adoptó el capitalismo estatizado estalinista. Es importante señalar que la estatificación de la propiedad, que subyace en todas las afirmaciones de que Cuba es socialista, se hizo en un momento en que la clase obrera había sido desactivada y subordinada al régimen. A finales de 1959, el congreso sindical nacional elegido como su liderazgo el Humanistas” dirigido por David Salvador, formado por partidarios iniciales de Castro en el Movimiento 26 de Julio. Pero en el proceso de fusión del Movimiento con los pro-Moscú comunistas, Salvador y su equipofueron purgados, y los sindicatos se convirtieron en instrumentos de gestión y el estado.
En el
 CP estalinista (que había probado su oportunismo y desprecio por la clase obrera mediante el apoyo a Batista por año), Castro encontró una fuerza que podría mantener a los trabajadoresen jaque. Lazos del PP a la aparentemente poderosa URSS además de su formación y tradición estalinista le permitieron a la disciplina militancia obrera. Al igual que en Europa del Este, dondeextensa nacionalización tuvo que esperar a la violenta represión de las clases trabajadoras, una clase obrera undecapitated habría sido demasiado volátil para el régimen de arriesgarestatización. A diferencia de Europa del Este, la popularidad de la dirección castrista y credenciales anti-imperialistas hicieron más fácil para frenar la autoactividad de la clase obrera.
Con
 Europa del Este desplazamiento hacia las economías de “libre mercado y el COMECON terminando, los cubanos de hoy se enfrentan a la pérdida de su red de seguridad. La URSS ahorapagará los cuatro millones de toneladas de azúcar que importa al precio mundial más que a precios subsidiados superior. Los cubanos tendrán dificultad para pagar los combustibles, materias primas y equipos que necesitan para importar para mantener su funcionamiento economía.
Dada
 la vulnerabilidad de Cuba, estos cambios internacionales tienen un impacto importante. El caos económico ya está en marcha. Una y otra vez, la economía cubana sufre de escasezresultante de la fallida entrega de materias primas y partes del extranjero. Un economista cubano afirma que, debido a la lentitud de las entregas de la Unión Soviética, algunas industriascubanas están operando a sólo el 40 a 50 por ciento de su capacidad normal. (NACLA Report, agosto de 1990.)
Depende
 en gran medida de las exportaciones de azúcar para mantener su economía a flote, Cuba vio los precios mundiales se desploman en la década de 1980. También ha perdido divisas a través de la caída en los precios del petróleo, ya que Cuba había reexportado el petróleo soviético en un beneficio. (Esto representó el 40 por ciento de los ingresos en divisas en la década de1980.) Problema más apremiante de Cuba es su enorme deuda externa, del orden de miles de millones de dólares.
Para
 obtener divisas para pagar su deuda, Cuba se ha convertido a las medidas de austeridad. Racionamiento y precio interno aumenta a los textiles, el queroseno, el azúcar y los productos importados han bajado el nivel de vida. Electricidad del hogar se ha reducido en un 10 por ciento y el racionamiento de petróleo introducido. Se interrumpen de agua y servicios eléctricos.Servicios tardan meses para entregar. Largas filas para obtener bienes básicos son la norma. Prácticamente todos los cubanos confían en el mercado negro para obtener lo que necesitan.
Tampoco
 es la situación esperada para mejorar. Las acciones del régimen de Castro sugieren que es muy consciente de esto. Castro ha tomado la iniciativa de preparar a la nación para una especie de “comunismo de guerra”, basada en las medidas de austeridad aún más duras. Ha advertido de la posibilidad de un período especial”, donde Cuba sería recortar los programas de desarrollo social para un número de años. Desde el subsidio soviético había permitido que Cuba una relativa holgura en comparación, por ejemplo, a Rumania, su terminación significa un mayor control político y económico del centro.
Dentro y fuera
 de Rectificación
Parecería que
 Castro está participando en el mismo tipo de medidas de austeridad que vemos en Europa del Este y la URSS. La imagen de la subida de los precios, la escasez de bienes de consumo, y las colas para obtener casi todos los bienes y servicios, parece demasiado familiar. Pero mientras que el otro las sociedades estalinistas pareja austeridad con elementos de unaeconomía de mercado abierta, Castro pide “rectificación”, un retorno a la moral socialista” de la igualdad de sacrificio. Por lo tanto, a pesar de estos ataques a los trabajadores cubanos, Castro y sus admiradores izquierdistas siguen afirmando que Cuba sigue siendo fiel a un curso socialista ahora abandonado por otros estados estalinistas.
En lugar de
 una reafirmación del socialismo, sin embargo, la campaña de rectificación de Castro es sólo el último zigzag por el régimen estatista. A finales de la década de 1960, Cuba llevó a cabo un duro programa de austeridad, de estilo militar inspirado por concepto de incentivos morales del Che Guevara. Popular entre los anti-marxistas Nueva Izquierda, el enfoque cubano eraun intento de aumentar la productividad del trabajo al tiempo que niega beneficios materiales (“incentivos”) a los trabajadores. Demandas de los trabajadores de salarios más altos y mejores condiciones de vida fueron despedidos como burgués y contrarrevolucionariouna tendencia idealista común de “revolucionarios” de fondo afluente.
En
 la unidad de la meta ilusoria de 10 millones de toneladas de azúcar, los trabajadores fueron empujados a sus límites. Los resultados fueron desastrosos. Como se redujeron los incentivos materiales, la productividad laboral disminuyó y el ausentismo se disparó. En 1970, se estimó que el 20 por ciento de la fuerza de trabajo registrado ausente; en la provincia de Oriente, la cifra llegó a 50 por ciento. Cuando los incentivos morales no lograron inspirar a las masas a trabajar más duro, el régimen recurrió a la militarización del trabajo. Movilizaciones de masas, a pesar de que atrajeron a muchos voluntarios, se llevaron a cabo bajo la disciplina militar. Esto fue facilitado por la práctica desaparición de los sindicatos y la ausencia de instituciones para defender a la clase obrera.
Pero
 el gobierno no podía suprimir la lucha de clases. La resistencia de los trabajadores a las políticas económicas del régimen obligó a Castro a cambiar de rumbo. Durante la década de 1970,Cuba sufrió cambios que, en parte, anticiparon algunas de las reformas de Gorbachov en la URSS. Las políticas pragmáticas sustituyen los “errores idealistas” de la década de 1960. Másincentivos materiales fueron introducidos, incluso elementos de un mercado libre. En parte, esto fue un reconocimiento del mercado negro generalizado. En 1976 se introdujo una especie departicipación en las ganancias por los gerentes industriales y empresas adquirió formas de autonomía jurídica. Al igual que en Europa del Este, la burocracia capitalista estatizado estaba convirtiendo burguesificada.
Estos
 cambios crearon nuevos problemas. La corrupción y la distribución del ingreso desigual condujeron a una mayor insatisfacción entre los menos privilegiados. Las reformas abrió el apetitode la clase obrera para más, en momentos en que el régimen no podía entregar la mercancía. Y una vez más atado a su economía de monocultivo, Cuba era tan económicamente dependientecomo lo había sido antes de la revolución, todavía atrapado en la trampa del imperialismo mundial. En 1982-83 la recesión económica golpeó a las naciones del tercer mundo, y que no se han recuperado desde entonces. A medida que los precios de sus exportaciones cayeron, países como Cuba se vieron incapaces de pagar las importaciones necesarias. La crisis de la deudaresultante significaba que las masas tuvieron que ser exprimido.
La respuesta de
 Castro fue una vez de vuelta a los “valores comunistas” como una distracción de ganancias materiales. La austeridad económica se acopla con un llamamiento a los incentivos de la conciencia moral-revolucionarios de nuevo. Una vez más la atención se centra en la productividad laboral, especialmente en la producción de exportación necesaria para obtener divisas. Bajo la nueva política, el régimen ha elevado las tarifas de transporte, costos de servicios públicos y los precios de mercado, al tiempo que ha detenido mueve hacia los mercados de descentralización y gratuitas.
Un
 área que está siendo rectificado” es el salario de los trabajadores. Quejándose de que el nivel de los salarios y el salario social (servicios públicos libres) que no recibieron el apoyo de la producción real, el régimen ha tratado de revisar las normas de producción hacia arriba. El salario promedio disminuyó en la segunda mitad de 1986, cuando se introdujo la rectificación. No es sorprendente que muchos trabajadores vieron la rectificación como una unidad para frenar los salarios.
“Internacionalismo”
 de Castro
Entusiastas
 del régimen castrista argumentan que las dificultades económicas de Cuba han de ser atribuidos a la inmensa presión del imperialismo norteamericano. En gran parte es así, peroesa no es la única razón. Los métodos estalinistas Cuba adoptadas han sido expuestos como atrasadas y explotador en el este de Europa, la URSS y Chinadonde los trabajadores han encontradomedios para expresar sus intereses de clase. En Cuba, la actividad independiente de la clase obrera sigue estando estrictamente prohibido. Sin duda, los trabajadores cubanos finalmenterecuperar su voz y luego vamos a ver lo que pasó con las ganancias que una vez ganaron y lo que piensan de las condiciones en que viven bajo.
El argumento de que
 los problemas de Cuba son todos culpa del imperialismo derrota a sí misma. Hostilidad imperialista hacia el cambio radical en los países sujetos es inevitable. La medida de un liderazgo rebelde, por lo tanto, es si su lucha y el sistema que se basa apuntan a un escape exitoso del imperialismo o de un callejón sin salida. La única esperanza de una revolución antiimperialista en un país económicamente atrasado como Cuba es el internacionalismo revolucionario. Eso significa trabajar para extender la revolución en cada país para ganar el poder por la clase obrera y con ello debilitar el imperialismo.
El éxito no
 se puede garantizar. Los bolcheviques fueron inspirados por metas internacionalistas; la revolución rusa estaba destinado a ser la chispa para la revolución proletaria en Europa. A medida que el estado soviético degeneró, sus líderes buscaron un refugio ilusorio del imperialismo, al optar por el “socialismo en un solo país“, y que fue derrotado en última instancia. Pero el triunfo del capitalismo requiere la contrarrevolución estalinista.
En
 Cuba, por el contrario, la desestalinización de la revolución coincidió con su turno de socialismo”. Externamente, el régimen cubano junto con su apoyo militar, económico y profesional de varios países del tercer mundo, tiene un largo historial de conciliación con la no fuerzas-revolucionaria. Ejemplos: Castro mantuvo una alianza amistosa con el régimen burgués mexicano, incluso después de su salvaje represión de huelgas y protestas masivas en 1968. Él hizo suyo el camino al socialismo” reformista de Salvador Allende en Chile, que desarmó a los trabajadores,tanto política como militarmente, y condujo a la dictadura de Pinochet y la masacre de miles de personas. Él coqueteó con los gobernantes militares peruanos, el régimen panameño del GeneralTorrijos y hasta la dictadura fascista de los generales argentinos.
Estas alianzas
 exhiben idea de Castro de internacionalismo”:. Apoyar a los líderes nacionales que afirman algunos independencia del imperialismo, a cualquier costo a las masas del país En 1985 se negó explícitamente que la revolución social fue la solución para los países del tercer mundo Ante la. masiva crisis de la deuda internacional, propuso un “nuevo orden económico internacional basada en la reconciliación con el imperialismo: no es un repudio revolucionario de las deudas, pero una cancelación imperial graciosa The Wall Street Journal se sorprendió: “. El Sr. Castro sonaba menos como un subversivo que un banquero preocupado. (Ver Revolución Proletaria No. 24.)
Aun
 cuando Cuba defendió Angola contra Sudáfrica en la década de 1970, se aplica ejemplo estabilidad para imperialista, mediante el blindaje instalaciones petroleras occidentales en Cabindadel ataque de los rebeldes congoleños. Peor traición de Castro fue en Etiopía, donde se volvió contra el movimiento de liberación de Eritrea y envió armas y tropas del régimen de Mengistusangrienta cuando se convirtió en aliado de la URSS.
Con su
 largo historial antiobrero y servicio al estalinismo, ¿por qué muchos en la mirada de izquierda a Castro como una alternativa al burocratismo de Europa del Este? La diferencia fundamental es que la revolución cubana fue un popular (aunque no es una masa) lucha que derrotó a un dictador brutal, así como el imperialismo desde el principio. Castro no era otroburócrata impuesto por Moscú.
Fue
 la Revolución Socialista de Cuba?
Este hecho ha
 llevado a algunos izquierdistas a exagerar los logros de Castroismo y considerarlo como el verdadero socialismo. Estos puntos de vista se les dio cobertura teórica por seudo-trotskistas, liderados por el Partido de los Trabajadores Socialistas de Estados Unidos en la década de 1960. Una versión reciente proviene de Malik Miah de Socialist Action (una escisión del SWP), que contrasta Cuba con Nicaragua. Dirigiéndose a los izquierdistas conmocionado por la derrota electoral de los sandinistas, Miah afirma que la vía cubana al socialismo” era el “camino no tomado en Nicaragua. (Acción Socialista, noviembre de 1990.)
¿Por qué
 Nicaragua no logran convertirse en otra Cuba? Miah culpa a la falta de liderazgo. En concreto, se cobra el FSLN con la defensa de una “economía mixta” y no expropiar a los capitalistas.Por el contrario, los líderes cubanos se negaron a comprometer con el imperialismo y el capitalismo local.
Miah
 va a vincular la estrategia de Castro en Cuba con la dirección bolchevique de Lenin.
Por primera
 vez desde la revolución rusa la revolución tuvo éxito debido a las acciones de sus dirigentes. (Esto está en marcado contraste con los derrocamientos del capitalismo en Europa del Este y China después de la Segunda Guerra Mundial.) 
Es decir,
 si bien es supuestamente posible crear obreros deformados” estados como en China y Europa del Este sin liderazgos revolucionarios, el liderazgo de Cuba era revolucionario y, por lo tanto logra aún más: un no deformado, genuino estado obrero en el camino hacia el socialismo . Por supuesto, como a menudo hemos señalado, la noción de que los estados de los trabajadores pueden ser creados por fuerzas no proletarias viola la concepción básica del marxismo; revolución socialista significa la dirección del proletariado. Para hacer frente a esta contradicción flagrante, los impulsores de Castro tienen que ir más lejos. Se extienden los límites del marxismo y la realidad para argumentar que Cuba era de la revolución socialista de la clase obrera.
socialismo
 explicativa
Miah
 hace este caso por primera explicación, correctamente, que el Movimiento 26 de Julio había sido liderado por elementos pequeñoburgueses, con el apoyo entusiasta de las masas. Elliderazgo de Castro consistía en “demócratas genuinos” que trataron de poner en práctica un programa anti-imperialista, democrático-burguesa. ¿Cómo, pues qué se transforman enbolcheviques de la clase trabajadora? Al igual que en el Este de Europa, nacionalizaron la propiedad capitalista, statified comercio exterior y comenzaron la planificación económica. Sin embargo, todo esto se llevó a cabo sin un partido revolucionario proletario, sin los consejos de trabajadores, incluso sin la intervención de los sindicatos cubanos. La clave para Miah parece serque estas medidas tuvieron un apoyo de masas:
“No eran
 acciones administrativas. Cada expropiación y otros actos se explicó a las masas. Los obreros y campesinos los entendidos. Ellos se movilizaron para llevarlas a cabo y consolidar la expropiación política y económica de la vieja clase dominante .
Algo de esto es
 cierto. Las masas estaban de hecho se movilizaron para escuchar Castro explicar sus políticas a ellos, y, sin duda, hicieron aprobar la expropiación de sus antiguos jefes. Pero los trabajadores no hacen las propias decisiones. Ellos siempre se les ha negado la oportunidad de “encajar sí por el poder“, en palabras de Marx, por el ejercicio del poder en el curso de realizar y ejecutar estado sus llamados de los trabajadores. Explicativa, “socialismo plebiscitario significa que sus jefes omnisapientes lo haga por ellos.
Explicaciones
 similares se dan para las tomas de posesión estalinistas en China y Europa del Este. Apoyo de las masas para la eliminación de los explotadores burgueses odiados través deestatización de la propiedad no distingue de trabajo de clase socialismo del nacionalismo pequeñoburgués.
Un argumento
 que se esgrime es que la revolución de 1959 fue acompañada de una huelga general de la clase obrera. Así fue, pero la huelga fue mucho más simbólica que decisiva: se produjodespués de que Batista & Co. ya habían huido del país, y se llamó rápidamente apagado por Castro. La huelga, sin embargo, impresionar al nuevo gobierno de coalición (de castristas y capitalistas liberales tradicionales) la necesidad de ofrecer concesiones a la clase obrera.
El caso
 de que el estalinismo cubano es cualitativamente diferente de descrédito de Europa del Este y el estalinismo chino se basa en la supuesta conciencia revolucionaria de la dirigencia. Pero este caso es desmentida por la relación de Cuba con la revolución nicaragüense. De hecho, como un artículo en la misma edición de Acción Socialista señala, Cuba aconsejó Nicaragua en contra de tomar el cubano Cita vicepresidente cubano Carlos Rafael Rodríguez en 1984 camino al socialismo.”: No creemos que el modelo cubano es se exporte a Centroamérica o al resto del mundo”.
Economía Mixta
 vs. Nacionalización
Castro
 fue aún más claro en su apoyo a la economía mixta. La principal prioridad para Nicaragua era el desarrollo económico, no la construcción del socialismo, ya que Nicaragua estaba mucho menos desarrollada que Cuba había sido.
“Creo que el
 plan y Nicaragua no tengo desacuerdos con él, ni teóricos ni prácticos, y lo digo sinceramente quees perfecto, dadas las condiciones en su país y en Centroamérica.”
Acción
 Socialista ataca a estos puntos de vista para obstruir el curso hacia la revolución socialista en Nicaragua. (Por supuesto, los sandinistas no podían haber tomado un curso de este tipo, ya que no eran más de la clase obrera de los castristas.) Sin embargo, el consejo de Castro a Nicaragua era esencialmente la misma pequeñoburgués vista nacionalista que dio forma a la revolución cubana en la salida. Y su suposición de que Cuba estaba suficientemente desarrollada para el socialismo es idealismo puro estalinista. La única diferencia es que Cuba trató ataques del imperialismo por la nacionalización de sus bienes, mientras que los sandinistas trataron de ser más atento. En la década de 1980, Castro temía que si Nicaragua cuestionó los EE.UU. en su propio hemisferio, que también provocaría un descenso de la ira imperialista en su isla.
Cuba
 había seguido el modelo de Europa del Este del “socialismo a través de la nacionalización de arriba hacia abajo, lo que conduce a estatificado capitalismo. Para 1979, sin embargo, la decadencia económica del estalinismo ya estaba fuertemente sintió, y los soviéticos sabían que no podían subsidiar otro cliente en la esfera de la dominación de los EE.UU.. Así que Castroestaba llevando a cabo la línea soviética, cuando instó a los sandinistas a no “ir socialista”.
Además,
 una medida radical como la nacionalización total era peligroso sin la disciplina sobre los trabajadores. Hubiera tentado al proletariado revolucionario nicaragüense para ejecutar la propia industria y crear su propio estado. Los estalinistas nicaragüenses (como estalinistas en todas partes por aquel entonces) habían perdido el poder de controlar a la clase obrera.Cubanización por lo tanto no era una posibilidad.
Al alentar a
 los alojamientos de los sandinistas, Castro ayudó a la derrota de la revolución nicaragüense y ayudó a mantener a los trabajadores y campesinos de Nicaragua bajo el arma del imperialismo y la contrarrevolución. El internacionalismo de Castro resultó ser poco diferente de Stalin de socialismo en un solo país”.
Castro
 vs. Gorbachov
Castro
 se ha posicionado como el defensor ortodoxo del comunismo en oposición a las reformas de Gorbachov. Mientras Gorbachov ha movido la URSS hacia el capitalismo de mercado tradicional y trata de promover la imagen de una potencia imperialista responsable, campeones Castro capitalismo estatizado más centralizado. Él todavía va fuerte en la retórica antiimperialista. Dado el rechazo absoluto de Washington de oberturas de la posguerra fría de Cuba, que tiene pocas alternativas.
A pesar de estas
 diferencias, Castro y Gorbachev continúan enfrentándose a la misma tarea, manteniendo la clase obrera bajo control. Gorbachov se profundiza la explotación de los trabajadores mediante la promoción de políticas abiertamente burgueses. Método de Castro es mantener burocráticamente planeada” austeridad y acomodar con el imperialismo en el ámbito internacional.
Los izquierdistas
 que intentan contraponer Castro a Gorbachov sólo están agarrando a un clavo ardiendo; no hay ninguna diferencia de principio entre ellos. Castro aún necesita los soviéticos, por lo que sus críticas son del tenor con cuidado para evitar una ruptura abierta. Como dijo en 1989:
“Debemos
 continuar desarrollando nuestros lazos con los países socialistas, independientemente de su estilo o modelo de construcción del socialismo. Tenemos nuestras propias ideas, perocomenzamos proclamando nuestro absoluto respeto por el derecho de cada país socialista para tratar de construir el socialismo en la forma y con los métodos que considere oportunas. Lo que hacen no nos involucran. (De la compilación del SWP de los discursos de Castro, En defensa del socialismo, p. 135.)
Esta proclamación
 era falsa desde todos los ángulos. Incluso desde el de la autointerés de Castro: el curso pro-occidental de los regímenes de Europa del Este condujo a los gobiernos queinterrumpieron la ayuda a Cuba. Por lo tanto lo que hacen en realidad no nos involucra,” como cualquier internacionalista habría sabido. Por otra parte, Fidel estaba mintiendo: su “respeto” por los compañeros “socialistas no se extendía a lo que permite a los cubanos a leer la prensa soviética reformista. La idea de muchos caminos hacia el socialismo realmente significa poco peromutua no interferencia: que los europeos puede tener que hacer concesiones a sus trabajadores e intelectuales, pero no nosotros. Hagas lo que hagas, es burgués y contrarrevolucionario para los trabajadores cubanos para exigir sus derechos de independencia de clase. Así que mantén tu glasnost a ti mismo.
Los partidarios de
 Castro a la izquierda difícilmente puede tener mucha comodidad de sus críticas a Gorbachov, desde que Castro tiene que alinearse a sí mismo con el ala derecha de laburocracia estalinista (vinculada a su vez a varios incluso las fuerzas zaristas ultra-nacionalista, racista y). En este Castro es fiel a su pasado. Él ha sido un opositor constante de toda lucha de masas contra los regímenes estalinistas. Defendió la invasión soviética de Checoslovaquiaconvenientemente con vistas a sus principios “esenciales” de la no injerencia. Nunca ha sido un retoizquierda al estalinismo; su oposición a la mercantilización de las “reformas” no es una alternativa revolucionaria, sino más bien un intento de preservar el monopolio de la burocracia en el poder.
Para
 Socialismo Auténtico
La revolución
 cubana fue un tremendo golpe contra el imperialismo. Pero el nacionalismo pequeñoburgués, incluyendo la variante estalinista, no ofrece una manera de salir del dominioimperial. Castro ha pasado tres décadas apuntalar la carcasa del estalinismo. En lugar de una verdadera revolución internacional, siempre ha promovido la ilusión de que la verdadera independencia se puede ganar sin derrocar el imperialismo.
Castrismo
 no representa una manera de salir de las garras del imperialismo, pero, en palabras de Trotsky, la utopía reaccionaria” de una sociedad nacional aislada “socialista” condenada alatraso. El cinismo abunda en el tercer mundo de hoy; ideologías antediluvianas como islámica y cristiana floración fundamentalismo porque las masas, todavía odia el imperialismo, aprendieron a desconfiar de las alternativas seculares “marxistas”. Por esta Castro tiene una gran responsabilidad.
Cuba
 está en grave peligro. Sólo la lucha internacional de la clase obrera puede salvarlo de cerco imperialista. Los trabajadores de todos los países deben aprender a superar el patriotismoimperialista y la “ley y orden”, en este conseguirán ninguna ayuda de Castro y sus diplomáticos Esa tarea requiere la re-creación de un revolucionario internacionalista partido de la CuartaInternacional y que.. significa confrontar estalinismo en sus dos formas Gorbachov y Castro.

————————————————– ——————————

“Hemos tenido el honor de  Abstenerse
Los acontecimientos recientes
 exponen internacionalismo discutible de Cuba. En la preparación para la guerra contra Irak, Cuba jugó un papel ambiguo en el Consejo de Seguridad de la ONU, el voto en contra algunas decisiones que respaldan a los esfuerzos de la guerra liderada por Estados Unidos. En un discurso de La Habana en septiembre pasado, Castro se jactó:
“Hemos tenido
 el honor de ser el único país que votó ‘No’! [Aplausos prolongados] La historia registrará el honor, la dignidad y el valor con que Cuba actuó durante ese momento de tanta importancia para la vida de la humanidad. Era necesario para tomar una posición firme y que no se abstuvovotamos ‘No’ y vamos a votar en contra de todo lo que no estamos de acuerdo con,incluso si somos los únicos. [Aplausos] “(Cotizaciones aquí son de libro del SWP , US manos del Medio Oriente!)
Muy
 noble, pero ese voto fue en una resolución subsidiaria ( 670, de aviones iraquíes embargo). En cuestiones más decisivas Cuba ya había dejado de mantenerse firme: se aprobó la justificación para la guerra imperialista. Cuba votó a favor de la demanda de la ONU que Irak se retirara de Kuwait (Resolución 660), y para la restauración del gobierno legítimo” de los emires(Resolución 662). Es vergonzosamente se abstuvo en la resolución de llave (661) pedir un boicot económico total contra de Irak, en sí un acto de guerra contra el pueblo iraquí. También se abstuvo en la Resolución 665 que autoriza el uso de la fuerza naval para detener el envío hacia y desde Irak. Y en un discurso de 25 de agosto de representante de la ONU, Ricardo Alarcón, se jactó de que Cuba estaba cooperando con el boicot de Irak a pesar de que se había abstenido en la votación.
Alarcón
 explicó la posición general de su gobierno:
“Para
 Cuba, los principios de no injerencia en los asuntos internos de los estados, sin importar cuál sea la razón; de la no utilización de la fuerza en las relaciones internacionales; de la solución pacífica de las controversias entre Estados; y de respeto a la independencia, la soberanía y la integridad territorial de todas las naciones son principios esenciales de nuestro orden internacional.Es en defensa de esos principios que hemos expresado nuestra desaprobación y condena a la entrada de las fuerzas iraquíes en el territorio de Kuwait hace unos días, y han declarado que este estado de cosas debe terminar con la retirada de las fuerzas iraquíes de Kuwait territorio y el pleno restablecimiento de la soberanía de Kuwait “.
Así, mientras que
 Cuba se opuso a la medida extrema de la guerra para obligar a Irak a retirarse, sin embargo posicionado con el resto de los asesinos en la ONU La idea de que los pequeñosestados como Cuba pueden defenderse mediante la promoción de burgueses “principios del orden internacional” nacionalistas ha nada que ver con el internacionalismo revolucionario; es unlegalista, no un revolucionario, estrategia. En este caso, el principio abstracto (“no injerencia  no importa lo que la razón puede ser“) coloca Cuba junto con el imperialismo, no contra ella. En lugar de exponer la mentira de que la ONU o cualquier institución imperialista puede defender las naciones oprimidas, Cuba desorientado oprimidos masas en todo el mundo.
Por otra parte,
 Cuba ratificó la dudosa noción de que Kuwait es una nación con derecho a la libre determinación. De hecho, es un enclave imperialista cuyos gobernantes operar en Europa más que “en casa”. En un mensaje de Fidel Castro a todos los jefes de Estado árabes, citado por el Embajador Alarcón el 9 de agosto, Castro apoyó la restauración de Kuwait por el “legítimo emir. Y agregó:
“Quiero compartir con
 usted, Su Excelencia, la certeza de que me inspira de la sabiduría y el coraje de los líderes de la nación árabe, y la vitalidad de sus instituciones.
Estos
 líderes sabios y valientes incluyen no sólo el emir pero también el rey saudí, el sirio

No lo puedo creer! Ahora los marxistas estan en contra de las negociaciones de Obama con los Castros! Sin embargo estan claro en lo que se refiere al Nuevo Orden Mundial. Ahora le estan echando con el rayo a los Castros y a su sistema comunista!!! 

Cuba Faces U.S. Threat

“Socialism in One Country” No Answer

Three decades after the revolution, the Cuban people face a perilous future. With the end of the Cold War and the onset of George Bush’s “New World Order,” Cuba now confronts a more aggressive U.S. imperialism. The loss of Soviet aid endangers its underdeveloped, beleaguered economy. The collapse of Stalinism in Europe threatens to leave Cuba as an isolated outpost of “socialism.”

George Bush’s smashing of Iraq was meant to intimidate every “third-world” country, especially one that has challenged its powerful neighbor for so long. Even before the Gulf War, the end of Sandinista rule in Nicaragua had whetted imperialist appetites. While the U.S. recognizes the USSR’s interests in its own diminishing empire, it expects reciprocation in Latin America. Clearly there is little room in the American orbit for an independent Cuba.

Cuba’s stand against imperialism has won it many admirers. So have its domestic achievements in mass education and health care, especially among the poor of the Caribbean and Latin America. As well, the East Europeans’ overthrow of hated Stalinism, along with the Beijing Massacre in China, make Cuba’s reputation shine in comparison. But Cuba’s working-class gains and anti-imperialist actions will now be tightly restricted, not only because of imperialism but because of Castroism’s own policies and contradictions.

We will show here that the Castro regime has no claim to authentic socialism in the Marxist, working-class sense. Nevertheless, it is the Cuban people, not U.S. imperialism or its agents, who have the right to decide the future of their country. The working class, in the imperialist countries especially, must defend Cuba’s right to self-determination. That means fighting the U.S.’s continuing efforts to strangle Cuba and any attempt at military intervention.

From Nationalism to Statification

Fidel Castro’s initial policies following the overthrow of the hated Batista regime in 1959 were radical nationalist in character. His government abolished the largest estates and redistributed about a quarter of the country’s cultivable land; it also agreed to trade sugar to the USSR for oil. Both actions antagonized U.S. capitalists, who owned substantial acreage in Cuba and the oil refineries. The confiscation of the properties of the rich mainstays of Batista were widely popular; they also meant a historical jump in the living standards of poor, landless peasants.

When the refineries refused to handle Soviet oil in 1960, they were nationalized. U.S. President Eisenhower canceled Cuba’s sugar trade quota, and Castro replied by seizing other holdings. The U.S. retaliated with a devastating trade embargo. And in 1961, President Kennedy sponsored the Bay of Pigs invasion, which Cuba easily defeated.

Having defied U.S. domination, Castro led his country out of the American imperialist orbit and turned to the Soviet Union and its allies for survival. Cuba’s current crisis is rooted in the decisions made in the early 1960’s: the Bonapartist transformation of a U.S.-dependent capitalist country into a system of state ownership resting not on working-class power but on the Soviet alliance.

After brief attempts to industrialize, diversify its economy and go it alone, Cuba became heavily dependent on the Stalinist states. It benefited from preferential trade practices with Comecon and adopted Stalinist economic planning methods. The USSR alone purchased 70 percent of Cuba’s exports and accounted for 60 percent of its imports. Its loans and subsidies amounted to many billions of dollars per year (many times the per capita aid from East and West to the rest of Latin America).

During the Cold War, the USSR found it useful to sustain Cuba for several reasons. Allowing a “socialist” country to be strangled by imperialism would have been a humiliating defeat. Subsidizing Cuba provided a showcase for the Stalinist system and good will for the USSR in the third world; and it could be done relatively cheaply, given Cuba’s small population. It also gave the USSR a surrogate for intervention in Africa and Latin America, where the use of Soviet troops or agents would have provoked a U.S. response. Cuba was no pawn but still very reliable.

Cuba’s Stalinization

In sum, Cuba adopted Stalinist statified capitalism. It is important to note that the statification of property, which underlies all claims that Cuba is socialist, was done at a time when the working class had been deactivated and subordinated to the regime. In late 1959, the national trade union congress elected as its leadership the “Humanistas” led by David Salvador, made up of Castro’s initial supporters in the July 26th Movement. But in the process of fusing the Movement with the pro-Moscow Communists, Salvador and his team were purged, and the unions turned into instruments of management and the state.

In the Stalinist CP (which had proved its opportunism and contempt for the working class by supporting Batista for years), Castro found a force that could hold the workers in check. The CP’s ties to the seemingly powerful USSR plus its Stalinist training and tradition enabled it to discipline working-class militancy. As in East Europe, where extensive nationalization had to await the violent crushing of the working classes, an undecapitated working class would have been too volatile for the regime to risk statification. In contrast to East Europe, the Castro leadership’s popularity and anti-imperialist credentials made it easier to restrain the working class’s self-activity.

With East Europe shifting to “free market” economies and Comecon winding down, the Cubans today face the loss of their safety net. The USSR will now pay for the four million tons of sugar it imports at the world price rather than at higher subsidized prices. The Cubans will be hard pressed to pay for the fuel, raw materials and equipment they need to import to keep their economy functioning.

Given Cuba’s vulnerability, these international changes have a major impact. Economic chaos is already under way. Time and again, the Cuban economy suffers from shortages resulting from the failed delivery of raw materials and parts from abroad. One Cuban economist claims that, due to slow deliveries from the Soviet Union, some Cuban industries are operating at only 40 to 50 percent of their normal capacity. (NACLA Report, Aug. 1990.)

Heavily dependent on sugar exports to keep its economy afloat, Cuba saw world prices plummet in the 1980’s. It has also lost hard currency through the drop in oil prices, since Cuba had re-exported Soviet petroleum at a profit. (This accounted for 40 percent of hard currency earnings in the 1980’s.) Cuba’s most pressing problem is its huge foreign debt, on the order of billions of dollars.

To earn hard currency to service its debt, Cuba has turned to austerity measures. Rationing and domestic price increases on textiles, kerosene, sugar, and imported goods have lowered the standard of living. Household electricity has been cut by 10 percent and petroleum rationing introduced. Water and electric services are interrupted. Services take months to deliver. Long lines to obtain basic goods are the norm. Virtually all Cubans rely on the black market to obtain what they need.

Nor is the situation expected to improve. Actions by the Castro regime suggest that it is acutely aware of this. Castro has taken the lead in preparing the nation for a kind of “war communism,” based on even harsher austerity measures. He has warned of the possibility of a “special period” where Cuba would cut back all social development programs for a number of years. Since the Soviet subsidy had allowed Cuba a relative looseness as compared, say, to Romania, its termination means tighter political as well as economic control from the center.

In and Out of Rectification

It would appear that Castro is engaging in the same kind of austerity measures we see in Eastern Europe and the USSR. The picture of rising prices, shortages of consumer goods, and the queues to obtain almost all goods and services, seems all too familiar. But whereas the other Stalinist societies couple austerity with elements of an open market economy, Castro calls for “rectification,” a return to the “socialist morality” of equal sacrifice. Thus, despite these attacks on the Cuban workers, Castro and his leftist admirers continue to assert that Cuba remains true to a socialist course now abandoned by other Stalinist states.

Rather than a reaffirmation of socialism, however, Castro’s rectification campaign is only the latest zigzag by the statist regime. In the late 1960’s, Cuba carried out a harsh, military-style austerity program inspired by Che Guevara’s notion of moral incentives. Popular among anti-Marxist New Leftists, the Cuban approach was an attempt to raise labor productivity while denying material gains (“incentives”) to the workers. Workers’ demands for higher wages and better living standards were dismissed as bourgeois and counterrevolutionary—a common idealist tendency of “revolutionaries” of affluent background.

In the drive for the illusory goal of 10 million tons of sugar, the workers were pushed to their limits. The results were disastrous. As material incentives were cut, labor productivity declined and absenteeism soared. In 1970, it was estimated that 20 percent of the labor force registered absent; in Oriente province, the figure reached 50 percent. When moral incentives failed to inspire the masses to work harder, the regime resorted to labor militarization. Mass mobilizations, although they attracted many volunteers, were carried out under military discipline. This was made easier by the virtual disappearance of the trade unions and the absence of any institutions to defend the working class.

But the government could not abolish the class struggle. Workers’ resistance to the regime’s economic policies forced Castro to change course. During the 1970’s, Cuba underwent changes that, in part, anticipated some of Gorbachev’s reforms in the USSR. Pragmatic policies replaced the “idealistic mistakes” of the 1960’s. More material incentives were introduced, even elements of a free market. In part, this was an acknowledgment of the widespread black market. In 1976 a sort of profit-sharing by industrial managers was introduced, and enterprises acquired forms of legal autonomy. As in East Europe, the statified capitalist bureaucracy was becoming bourgeoisified.

These changes created new problems. Corruption and lopsided income distribution led to increased dissatisfaction among the less privileged. The reforms whetted the appetite of the working class for more, at a time when the regime couldn’t deliver the goods. And once more tied to its one-crop economy, Cuba was just as economically dependent as it had been before the revolution, still caught in the trap of world imperialism. In 1982-83 the economic recession hit third-world nations, and they haven’t recovered since. As the prices for their exports fell, countries like Cuba found themselves unable to pay for needed imports. The resulting debt crisis meant that the masses had to be squeezed.

Castro’s response was a turn back to “communist values” as a distraction from material gains. Economic austerity is coupled with appeals to revolutionary consciousness—moral incentives again. Once more the focus is on labor productivity, especially in export production needed to earn hard currency. Under the new policy, the regime has raised transportation fares, utility costs and market prices, while it has halted moves toward decentralization and free markets.

One area being “rectified” is workers’ wages. Complaining that the level of wages and the social wage (free public services) were not supported by actual production, the regime has tried to revise production norms upwards. The average wage decreased in the latter half of 1986 when rectification was introduced. Not surprisingly, many workers saw rectification as a drive to curb wages.

Castro’s “Internationalism”

Enthusiasts of the Castro regime argue that Cuba’s economic difficulties are to be blamed on the immense pressure of U.S. imperialism. Largely so, but that is not the sole reason. The Stalinist methods Cuba adopted have been exposed as backward and exploitative in East Europe, the USSR and China—wherever workers have found means to express their class interests. In Cuba, independent working-class activity is still tightly prohibited. Undoubtedly the Cuban workers will eventually recover their voice—and then we will see what happened to the gains they once won and what they think of the conditions they live under.

The argument that Cuba’s problems are all the fault of imperialism defeats itself. Imperialist hostility toward radical change in the countries it subjects is inevitable. The measure of a rebel leadership, therefore, is whether its struggle and the system it builds point to a successful escape from imperialism—or to a blind alley. The only hope for an anti-imperialist revolution in an economically backward country like Cuba is revolutionary internationalism. That means working to spread the revolution from country to country to win power for the working classes and thereby undermine imperialism.

Success cannot be guaranteed. The Bolsheviks were inspired by internationalist goals; the Russian revolution was meant to be the spark for proletarian revolution in Europe. As the Soviet state degenerated, its leaders sought an illusory refuge from imperialism by opting for “socialism in one country,” and it was ultimately defeated. But capitalism’s triumph required the Stalinist counterrevolution.

In Cuba, in contrast, the Stalinization of the revolution coincided with its turn to “socialism.” Externally, the Cuban regime—along with its military, economic and professional support for several third-world countries—has a long record of conciliation with non-revolutionary forces. Examples: Castro maintained a friendly alliance with the Mexican bourgeois regime even after its savage repression of mass strikes and protests in 1968. He endorsed the reformist “road to socialism” of Salvador Allende in Chile, which disarmed the workers, both politically and militarily, and led to the Pinochet dictatorship and the massacre of thousands. He flirted with the Peruvian military rulers, the Panamanian regime of General Torrijos and even the fascistic dictatorship of the Argentinian generals.

These alliances exhibit Castro’s idea of “internationalism”: supporting national leaders who claim some independence from imperialism, at whatever cost to the masses of the country. In 1985 he explicitly denied that social revolution was the solution for third-world countries. Faced with the massive international debt crisis, he proposed a “new international economic order” based on reconciliation with imperialism: not a revolutionary repudiation of the debts but a gracious imperial cancellation. The Wall Street Journal was astonished: “Mr. Castro sounded less like a subversive than a worried banker.” (See Proletarian Revolution No. 24.)

Even when Cuba defended Angola against South Africa in the 1970’s, it enforced imperialist stability—for example, by shielding Western-owned oil installations in Cabinda from attack by Congolese rebels. Castro’s worst betrayal was in Ethiopia, where he turned against the Eritrean liberation movement and sent arms and troops to the bloody Mengistu regime when it became the USSR’s ally.

With his long anti-worker record and service to Stalinism, why do many on the left look to Castro as an alternative to East European bureaucratism? The fundamental difference is that the Cuban revolution was a popular (although not a mass) struggle that defeated a brutal dictator as well as imperialism at the outset. Castro was not another bureaucrat imposed by Moscow.

Was the Cuban Revolution Socialist?

This fact has led some leftists to exaggerate Castroism’s achievements and regard it as genuine socialism. Such views were given theoretical cover by pseudo-Trotskyists, led by the U.S. Socialist Workers Party in the 1960’s. A recent version comes from Malik Miah of Socialist Action (an SWP split-off), who contrasts Cuba with Nicaragua. Addressing leftists shocked by the electoral defeat of the Sandinistas, Miah claims that the “Cuban road to socialism” was the “path not taken” in Nicaragua. (Socialist Action, Nov. 1990.)

Why did Nicaragua fail to become another Cuba? Miah blames a failure of leadership. Specifically, he charges the FSLN with defending a “mixed economy” and not expropriating the capitalists. In contrast, the Cuban leaders “refused to compromise with imperialism” and local capitalism.

Miah goes on to link the Castro strategy in Cuba with the Bolshevik leadership of Lenin.

For the first time since the Russian Revolution a revolution succeeded because of the actions of its leadership. (This stands in sharp contrast to the overturns of capitalism in Eastern Europe and China after World War II.)”

That is, while it is supposedly possible to create “deformed workers’ states” as in China and East Europe without revolutionary leaderships, Cuba’s leadership was revolutionary and therefore achieved even more: a genuine, not deformed, workers’ state on the road to socialism. Of course, as we have often pointed out, the notion that workers’ states can be created by non-proletarian forces violates the basic conception of Marxism; socialist revolution means proletarian leadership. To deal with this blatant contradiction, the Castro boosters have to go farther. They stretch the bounds of Marxism and reality to argue that Cuba’s was a working-class socialist revolution.

Explanatory Socialism

Miah makes this case by first explaining, correctly, that the July 26 Movement had been led by petty-bourgeois elements, with enthusiastic support among the masses. The Castro leadership consisted of “genuine democrats” who sought to implement an anti-imperialist, bourgeois-democratic program. How then did they transform themselves into working-class Bolsheviks? Just as in East Europe, they nationalized capitalist property, statified foreign trade and began economic planning. Still, this all took place without a proletarian revolutionary party, without workers’ councils, even without action by the Cuban trade unions. The key for Miah appears to be that these steps had mass support:

“They were not administrative actions. Each expropriation and other acts were explained to the masses. The workers and peasants understood them. They were mobilized to carry them out and consolidate the political and economic expropriation of the old ruling class.”

Some of this is true. The masses were indeed mobilized to hear Castro explain his policies to them, and they undoubtedly did approve the expropriation of their old bosses. But the workers did not make the decisions themselves. They have always been denied the opportunity to “fit themselves for power,” in Marx’s words, by exercising power in the course of making and running their so-called workers’ state. Explanatory, plebiscitarian “socialism” means that their all-wise bosses do it for them.

Similar explanations were given for the Stalinist takeovers in China and East Europe. Mass support for eliminating hated bourgeois exploiters through statification of property does not distinguish working-class socialism from petty-bourgeois nationalism.

One argument sometimes given is that the 1959 revolution was accompanied by a general strike of the working class. So it was, but the strike was far more symbolic than decisive: it occurred after Batista & Co. had already fled the country, and it was quickly called off by Castro. The strike did, however, impress on the new coalition government (of Castroists and traditional liberal capitalists) the need to offer concessions to the working class.

The case that Cuban Stalinism is qualitatively different from discredited East European and Chinese Stalinism rests on the leadership’s supposed revolutionary consciousness. But this case is belied by Cuba’s relation with the Nicaraguan revolution. Indeed, as an article in the same issue of Socialist Action points out, Cuba advised Nicaragua against taking the Cuban “road to socialism.” It cites Cuban Vice President Carlos Rafael Rodriguez in 1984: “We don’t believe that the Cuban model is to be exported either to Central America or to the rest of the world.”

Mixed Economy vs. Nationalization

Castro was even clearer on his support for the mixed economy. The top priority for Nicaragua was economic development, not the construction of socialism, since Nicaragua was much less developed than Cuba had been.

“I think the Nicaraguan plan—and I have no disagreements with it, neither theoretical nor practical, and I say that sincerely—is perfect, given the conditions in their country and in Central America.”

Socialist Action attacks these views for obstructing the course toward socialist revolution in Nicaragua. (Of course, the Sandinistas could not have taken such a course, since they were no more working-class than the Castroists.) Yet Castro’s advice to Nicaragua was essentially the same petty-bourgeois nationalist view that shaped the Cuban revolution at the start. And his assumption that Cuba was sufficiently developed for socialism is pure Stalinist idealism. The only difference is that Cuba dealt with imperialism’s attacks by nationalizing its property, whereas the Sandinistas tried to be more accommodating. In the 1980’s, Castro feared that if Nicaragua challenged the U.S. in its own hemisphere, that would also bring down imperialist wrath on his island.

Cuba had followed the East European model of “socialism” via top-down nationalization, which leads to statified capitalism. By 1979, however, Stalinism’s economic decay was already sharply felt, and the Soviets knew they could not subsidize another client in the U.S.’s sphere of domination. So Castro was carrying out the Soviet line when he urged the Sandinistas not to “go socialist.”

As well, a radical measure like full nationalization was dangerous without discipline over the workers. It would have tempted the revolutionary Nicaraguan proletariat to run industry itself and create its own state. The Nicaraguan Stalinists (like Stalinists everywhere by that time) had lost the power to control the working class. Cubanization was therefore not a possibility.

By encouraging the Sandinistas’ accommodations, Castro aided the defeat of the Nicaraguan revolution and helped keep Nicaragua’s workers and peasants under the gun of imperialism and the counterrevolution. Castro’s internationalism turned out to be little different from Stalin’s “socialism in one country.”

Castro vs. Gorbachev

Castro has positioned himself as the orthodox defender of communism in opposition to Gorbachev’s reforms. While Gorbachev has moved the USSR towards traditional market capitalism and seeks to promote the image of a responsible imperialist power, Castro champions more centralized statified capitalism. He still goes heavy on the anti-imperialist rhetoric. Given Washington’s absolute rejection of Cuba’s post-Cold War overtures, he has little alternative.

Despite these differences, Castro and Gorbachev continue to face the same task, keeping the working class in check. Gorbachev deepens the workers’ exploitation by promoting openly bourgeois policies. Castro’s method is to maintain bureaucratically “planned” austerity and to accommodate with imperialism in the international arena.

Leftists who attempt to counterpose Castro to Gorbachev are only grasping at straws; there is no principled difference between them. Castro still needs the Soviets, so his criticisms are carefully worded to avoid an open break. As he said in 1989:

“We must continue to develop our ties with the socialist countries, regardless of their style or model of building socialism. We have our own ideas, but we start by proclaiming our absolute respect for the right of each socialist country to try to build socialism in the manner and with the methods it sees fit. What they do does not involve us.”(From the SWP’s compilation of Castro speeches, In Defense of Socialism, p. 135.)

This proclamation was false from every angle. Even from that of Castro’s self-interest: the pro-Western course of the East European regimes led to governments that halted aid to Cuba. Thus what they do indeed does “involve us,” as any internationalist would have known. Moreover, Fidel was lying: his “respect” for fellow “socialists” did not extend to allowing Cubans to read the reformist Soviet press. The idea of many roads to socialism really means little but mutual non-interference: you Europeans may have to make concessions to your workers and intellectuals, but not we. Whatever you do, it is bourgeois and counterrevolutionary for Cuban workers to demand their rights of class independence. So keep your glasnost to yourself.

Castro’s supporters on the left can hardly take much comfort from his criticisms of Gorbachev, since Castro has to line himself up with the right wing of the Stalinist bureaucracy (linked in turn to various ultra-nationalist, racist and even Czarist forces). In this Castro is true to his past. He has been a consistent opponent of every mass struggle against the Stalinist regimes. He defended the Soviet invasion of Czechoslovakia—conveniently overlooking his “essential” principles of non-interference. He has never been a left challenge to Stalinism; his opposition to marketizing “reforms” is not a revolutionary alternative but rather an attempt to preserve the bureaucracy’s monopoly on power.

For Authentic Socialism

The Cuban revolution was a tremendous blow against imperialism. But petty-bourgeois nationalism, including the Stalinist variant, offers no way out of the imperial stranglehold. Castro has spent three decades propping up the carcass of Stalinism. Rather than a genuine international revolution, he has always promoted the illusion that real independence can be won without overthrowing imperialism.

Castroism represents not a way out of the imperialist grip but, in Trotsky’s words, the “reactionary utopia” of a nationally isolated “socialist” society doomed to backwardness. Cynicism abounds in the third world today; antediluvian ideologies like Islamic and Christian fundamentalism bloom because the masses, still hating imperialism, learned to distrust the “Marxist” secular alternatives. For this Castro bears much responsibility.

Cuba is in grave danger. Only the international working-class struggle can save it from imperialist encirclement. The workers of all countries must learn to overcome imperialist patriotism and “law and order”; in this they will get no aid from Castro and his diplomats. That task requires the re-creation of an internationalist revolutionary party—the Fourth International. And that means confronting Stalinism in both its Gorbachev and Castro forms.

“We Had the Honor to”… Abstain

Recent events expose Cuba’s debatable internationalism. In the build-up to the war against Iraq, Cuba played an ambiguous role in the U.N. Security Council, voting against some decisions endorsing the U.S.-led war effort. In a Havana speech last September, Castro boasted:

“We had the honor of being the only country to vote ’No.’! [Prolonged applause] History will record the honor, the dignity and the courage with which Cuba acted during that moment of such importance to the life of humanity. It was necessary to take a firm position and we did not abstain—we voted ’No.’ And we will vote against everything we do not agree with, even if we are the only ones. [Applause]” (Quotes here are from the SWP’s book, U.S. Hands Off the Middle East!)

Very noble, but that vote was on one subsidiary resolution (No. 670, to embargo Iraqi aircraft). On more decisive questions Cuba had already failed to stand firm: it endorsed the imperialist rationale for war. Cuba voted for the U.N.’s demand that Iraq withdraw from Kuwait (Resolution 660), and for the restoration of the “legitimate government” of the emirs (Resolution 662). It shamefully abstained on the key resolution (661) ordering an all-out economic boycott of Iraq, itself an act of war against the Iraqi people. It also abstained on Resolution 665 authorizing the use of naval force to halt shipping into and from Iraq. And in an August 25 speech, U.N. representative Ricardo Alarcón boasted that Cuba was cooperating with the boycott of Iraq even though it had abstained on the vote.

Alarcón explained his government’s overall position:

“To Cuba, the principles of non-interference in the internal affairs of states, no matter what the reason may be; of the non-use of force in international relations; of the peaceful settlement of disputes between states; and of respect for the independence, sovereignty, and territorial integrity of all nations are essential principles of our international order. It is in defense of those principles that we have expressed our disapproval and condemnation of the entry of Iraqi forces into the territory of Kuwait a few days ago, and have declared that this state of affairs must be ended with the withdrawal of Iraqi forces from Kuwaiti territory and the full restoration of Kuwait’s sovereignty.”

Thus, while Cuba opposed the extreme measure of war to force Iraq to withdraw, it nevertheless positioned itself with the rest of the cutthroats in the U.N. The idea that small states like Cuba can defend themselves by promoting bourgeois nationalist “principles of international order” has nothing to do with revolutionary internationalism; it is a legalistic, not a revolutionary, strategy. In this case the abstract principle (“non-interference… no matter what the reason may be”) placed Cuba alongside imperialism, not against it. Rather than expose the lie that the U.N. or any imperialist institution can defend the oppressed nations, Cuba disoriented oppressed masses throughout the world.

Moreover, Cuba endorsed the dubious notion that Kuwait is a nation entitled to self-determination. In fact it is an imperialist enclave whose rulers operate in Europe more than “at home.” In a message from Fidel Castro to all the Arab heads of state, cited by Ambassador Alarcón on August 9, Castro endorsed the restoration of Kuwait’s “legitimate” emir. He added:

“Let me share with you, Your Excellency, the certainty that inspires me of the wisdom and courage of the leaders of the Arab nation, and the vitality of its institutions.”

These wise and courageous leaders include not only the emir but also the Saudi king, the Syrian butcher and the Iraqi dictator himself. More:

“Nothing and no one can replace this strength, this authority and this morale in the immediate search for a negotiated solution to a conflict between two Arab peoples.”

Here Castro asserts the rights of the nationalist leaders as opposed to imperialism. But he overlooks how much their “strength and authority” derives from imperialism. Any revolutionary with the slightest regard for the masses of the Arab world would insist that it is the Arab working people who can and must replace the killers and slaveowners installed by imperialism. But Castroist nationalism requires support for and non-interference with every nationalism, even the most retrograde. Revolutionary opponents to Saddam Hussein in Iraq, Hafez al-Assad in Syria, etc., can expect no help from Fidel. Remember the Eritreans.

Return to LRP homepage | Write to the LRP

https://www.marxists.org/history/etol/newspape/socialistvoice/CubaPR39.html

 

Desde mi barbacoa.. antes que llueva.

F H Enrique Artalejo <artalejoenrique@gmail.com> wrote:

Amigos,

Esta Nochebuena que muchos pensaban iban a ser como el Secretario General de la OEA…Insulsas, pues a partir del 17 de diciembre han tomado un giro inesperado.

 

Fuentes en la que no tengo la más mínima confianza, me informan de un Vatigate en camino. Resulta que en la entrevista entre nuestro Mariscal en Jefe…lean bien please, y el Papa Panchito, el Arrogante de la orejas peluas, quiso hablar en español con Fico y, entre el español, el latín y el inglés de Franky y el TelePromter de Charolito, hubo, lo que la Cancillería Afroamericana ha calificado de un “misundetstood“.  Donde uno entendió digo el otro pensó en Diego. Y de elimínalo o ilumínalo… se debate el asunto.

Por el momento tanto Kerrynboy como el Vati le ha comunicado a la China… que el viaje a Disney con los nietos… no va por el momento…en lo que se aclara la cosa.

Por otra parte los problemas en el Octógono están oscureciendo el lechón, digo la Nochebuena, que esperábamos serían más o menos como las anteriores.

Los que preparan maletas están nerviosos… no saben si los que van se tienen que quedar y los que vienen se tienen que regresar. La Ley de Ajuste ha quedado Desajustada y los abogados del guiso han perdido el sueño. ¿Y qué decir de las Agencias castristas, las mulas y los mulos. 

Entre American Airline, UPS y las ATM…se van todas por el tubo.

Mientras los congresistas cubano americanos investigan si la inseminación a través de teléfonos inteligentes cubanos es el descubrimiento del siglo o una violación más al embargo.

El problema crece para el Depto. de Justicia, el Deto. de Salud, para Homeland Security y el Sistema de Prisiones es un despelote en plena navidad. Nada que Baltazar se adelantó y a puesto el Pepto Bismol en la canasta básica de muchos.

Todos investigan en que parte de la Ley de ObamaCare, que pocos se han leído,  se explica, que un reo con dos cadenas perpetuas y unos días… insemine a su esposa que vive en un país enemigo y calificado como terrorista por otro Depto. el de Estado.

Por lo pronto el Sistema de Prisiones ha recibido un millón de solicitudes de preñación… hasta de novias viviendo en las Filipinas.

La Corte Suprema revisa también si la Ley de ObamaCaro incluye a novias, no recuerdan nada de esto en la ley que uphold la mayoría.

Nada que ante este panorama… he decidido tomarme una cortas vacaciones para asar el lechón en la vara y si surge algunaRotura más en las Noticias, trataré de cubrirla desde la Barbacoa.

Y quién dijo que esta Nochebuena sería Insulza.

Me fui a orar…por la paz…por… la paaaaz.

Pero antes de irme me llega una noticia de Hawái el Califa está que arde dice que ahora el campo de golf tiene 36 hoyos y nadie lo puede convencer… de que está viendo doble y que le de un break a las pastillas. Esta peor que el difunto Kirchner, en su buenos tiempos. Los izquierdistas ven diferente por cada ojo y son estrávicos pa’ que les cuento.

Ahora sí me fui!!!

Pronto noticias sobre el cambio de nombre… al Paladar de Vals… en La Habana Vieja!!!  Espero confirmación.

Acuerdos EU-Cuba: análisis a fondo y en forma desapasionada. Clemente Sanchez

He querido hacer este análisis en forma personal ya que lo que diga en él será de mi responsabilidad única. Como es bien sabido, el pasado 17 de diciembre, 2014, nos levantamos con una noticia que estremeció a todos los cubanos, a los de fuera y a los de dentro, aunque con diferentes matices. Veamos los subterfugios usados por los negociadores, los falsos argumentos y las reacciones diversas.  

 Canje de prisioneros.- La inesperada noticia fue que el presidente Obama y la dictadura de los hermanos Castro habían acordado canjear 3 espías convictos cubanos  por un inocente norteamericano (Alan Gross) condenado en Cuba a 20 años de prisión (ya había cumplido 5). A los espías los condenaron en EU por ser responsables, entre otras cosas, del derribo de 2 avionetas de Hermanos al Rescate y la muerte de 4 de sus tripulantes por el único delito de recoger balseros en alta mar.  El delito del contratista Gross fue introducir en Cuba camaritas fotográficas, celulares y algunas computadoras.  Pero el gran engaño estuvo al ocultarnos que el canje no fue por el inocente Alan Gross sino por un supuesto espía de Washington que según nos dicen ahora llevaba 20 años en cárceles cubanas por haber espiado para los EU. También engañó Obama al Congreso en general y a los legisladores de su propio partido ocultándoles lo que estaban haciendo durante 18 meses. Ya lo dijeron  el senador Robert Menéndez y el congresista Albio Sires que se enteraron después que se dio la noticia públicamente.  Lo mismo dijeron los senadores  Marco Rubio y Ted Cruz y los representantes cubano-americanos Ileana Ros-Lehtinen y Mario Dìaz-Balart. Para todos, senadores y representantes, nuestro más sincero agradecimiento por su apoyo a la democracia en Cuba.

 Restablecimiento de relaciones diplomáticas.- No conforme con esto, Obama reconoció a la dictadura cubana restableciendo relaciones diplomáticas con la isla sin tener en cuenta  los miles de fusilados, cientos de miles de presos políticos y millones de refugiados. Para Obama esto no es importante. Uno de los pretextos usados fue que si Washington tenía relaciones diplomáticas con China y Viet Nam por qué no con Cuba. Es decir, pretenden tapar un craso error con otro. En ninguno de los casos está bien.  Y para más concesiones sin recibir nada en cambio, Obama dijo que iba a revisar la inclusión de la dictadura en la lista de países terroristas pasando por alto lo que sucedió recientemente con el barco coreano en Panamá y el hecho de que Cuba sea un santuario para los terroristas del mundo, como los militantes de ETA, Hezbolah, las FARC, etc. Inclusive, en Cuba está refugiada en estos momentos la terrorista Joanne Chesimard, una asesina norteamericana que mató a un policía en New Jersey y a Obama no le importa eso.   

 Mejoría en los derechos humanos y reformas democráticas.- Se habló superficialmente, no como acuerdos, que Cuba mejoraría los derechos humanos e implantaría reformas democráticas. Pero el día 20 dijo el dictador cubano que el socialismo continuaría en Cuba y habló que los cambios serían paulatinos. No habló de derechos humanos. También se habló de aperturas en telecomunicaciones y  en Internet. El mismo Raúl Castro sabe que eso no va a hacer así, pues eso significaría libertad de prensa y ningún régimen totalitario puede abrir una brecha por donde se le iría todo el sistema, como sucedió en la Unión Soviética.  Fijémonos que todo esto es un engaño pues la propia hija del tirano de turno, Mariela Castro, declaró el mismo día 20 que en Cuba hay libertad de prensa, así como que aunque existe un partido único hay democracia. Y para remachar el engaño ese mismo día su padre, Raúl Castro, dijo que no esperaran cambio de sistema en Cuba que el socialismo (léase comunismo) se mantendría invariable. También habló Raúl de que al fin los EU respeta la autodeterminación de Cuba como si el pueblo cubano se gobernara a sí mismo.

 

Fin del embargo.- En cuanto al embargo, aunque no cayó en los acuerdos, porque ello es potestad únicamente del Congreso estadounidense, el presidente Obama está insistiendo en que abogará por el levantamiento del mismo mientras esté en el poder. Para esto alega el presidente, alegan muchos congresistas y alegan otros gobiernos y la prensa en general, que no ha resuelto el problema de Cuba. Decir esto es una infamia. Nunca se ha pensado que el embargo de por sí solo derrocaría al comunismo en Cuba. El objetivo del embargo comercial y financiero es apretar al régimen para que la cúpula gobernante no tenga suficientes recursos para reprimir al pueblo y eventualmente podamos derrocarlo. Además, nunca se ha aplicado realmente el embargo a Cuba, los EU lo aplica a medias y todos los demás gobiernos del mundo lo violan. En Sur Africa dio resultado, pero fue porque ése sí se aplicó de veras con el respaldo de todo el mundo. Ya lo dijo el dictador cubano, “aún falta por resolver lo más importante: el embargo”. Es decir, para aquellos que dicen que el embargo no funciona, que se lo pregunten al mismo Castro.  Y, finalmente, con relación a este tópico, comprendo que el pueblo cubano quiera que se levanten las restricciones. El lo que quiere es “respirar un poco”: viajes de ida y vuelta, aumento de remesas, algunas facilidades bancarias, etc. Ese pueblo ha vivido en completa miseria y bajo constante opresión todo el tiempo que ha durado el comunismo en Cuba. Pero es lo único que han conocido las nuevas generaciones. Fueron adoctrinados para eso y con la premisa de que “con el estado no te metas”. Pero saben que hay otro mundo que vive en libertad y que comen y se visten según su trabajo.  No es la misma posición de los disidentes y opositores, tanto internos como externos, que saben que mientras menos recursos reciba la dictadura más posibilidades de lograr sus objetivos democráticos tendrían. Pregúntenselo a Fariñas, Antúnez, Rodiles, las Damas de Blanco y muchos más. Tampoco entiendo que el Papa Francisco esté apoyando, aunque lo haga con las mejores intenciones, a una dictadura de 56 años frente a un pueblo que ha sufrido el mismo tiempo. Eso es inaudito.  En definitiva, a los gobernantes, empresarios, periodistas, etc. que están a favor de las concesiones de la Casa Blanca sin recibir nada a cambio, no les importa que el pueblo cubano siga oprimido, que el crimen y el hambre continúen; la propaganda comunista es tan grande que el mundo cree solamente lo que dice dicha propaganda. Tampoco se dan cuenta de que el embargo mayor que hay contra el pueblo cubano es el que le tiene impuesto el dictador a su propio pueblo. 

 Conclusiones finales.- Después de haber dicho todo lo anterior y condenar enérgicamente la traición de que hemos sido objeto, quiero manifestar que entreveo en estos acuerdos un pequeño rayito de luz: esto si el Papa, Canadá y el gobierno de los EU mantienen presión sobre la tiranía de los Castro para que ésta afloje la represión a la oposición interna y permita asociación y libre expresión de pensamiento. Castro fue al diálogo-monólogo con los EU porque tiene la soga al cuello. Tiene que hacer algo para que le den crédito en el extranjero. Ya la dijo tiempo atrás: “estamos al borde del barranco, o cambiamos o nos hundimos”. Por eso aceptó el diálogo y por eso son algunos cambios cosméticos,  pero peligrosos para él, que esá haciendo últimamente. Pero ningún régimen totalitario puede hacer cambios por ínfimos que sean, por eso Fidel Castro se mantuvo medio siglo en el poder. Los regímenes totalitarios son como los muros, si se agrietan se rajan y caen.  Siendo así mantengamos alguna presión, sobre todo al no levantamiento del embargo y al respaldo a la disidencia interna, y la dictadura tendrá que seguir “al borde del barranco”, con posibilidades de hundirse. Y para que vean las contradicciones de Obama, al mismo tiempo que está firmando sanciones contra dirigentes venezolanos por violaciones de derechos humanos está suspendiéndole sanciones al más grande violador de los derechos humanos de este continente, de más larga duración: la dictadura de los hermanos Castro. Por otro lado, mientras que busca la suspensión del embargo en Cuba aplica sanciones a Rusia por la ocupación de ésta en  Crimea. Aquí se puede ver la gran hipocresía del mandatario estadounidense.  

 

Finalmente, no quiero dejar de mencionar algo verdaderamente incomprensible y, perdónenme pero yo soy transparente. Acabo de ver en la televisión al contratista Alan Gross sentado en la oficina de su abogado con la foto del terrorista Ernesto “Che” Guevara colgando en la pared del fondo. No entiendo por qué con tantos millones de abogados que hay en los EU la familia Gross prefirió escoger a un simpatizante del comunismo para que lo defendiera. También es incomprensible que entre tantos periodistas que lo han entrevistado ninguno haya hecho mención, que yo sepa, de ese detalle.    

 Pero a pesar de todo el subterfugio implícito en este acuerdo que aquí he analizado, le pido a mis hermanos de lucha que hagamos un replanteo de la misma y sigamos HASTA LLEGAR.

 VIVA CUBA LIBRE, VIVA LA DEMOCRACIA

 Luis Israel Abreu Villarreal, expreso político cubano # 30026

New Jersey, 22 de diciembre de 2014

 

 

Sharpton: Worthless as $3 steak

At least we know who has “the dirt” on NY Governor Andrew Cuomo!

It’s Rev Al!

At Al Sharpton’s “Help A Race Pimping Brother Out” party, Gov. Cuomo had this to say of Sharpton:

America is a better place because of the Rev. Al Sharpton, Governor Andrew Cuomo said recently at a star-studded 60th birthday party for the activist and television commentator.

“He has grown immensely over the years. He is no longer New York’s Rev. Al Sharpton; he’s the nation’s Rev. Al Sharpton, and the nation is better for it,” Cuomo said.

Hey New York, you can KEEP HIM!

Al Sharpton is as relevant as navel lint. The sooner he is out of the public eye, the better America will be.

The fact that Cuomo would say this about Sharpton is proof that Cuomo should not be a governor, and certainly should abandon his presidential aspirations.
Read more at http://theblacksphere.net/2014/12/sharpton-worthless-cuomo-praise/

 

 

Los siete grandes tabúes de las izquierdas españolas

– 22 DICIEMBRE, 2014PUBLICADO EN: EN ESPAÑA

Santiago Armesilla Conde

Doctor en Economía por la UCM en el programa de Economía Política y Social en el Marco de la Globalización

Desde antes de la Transición Española, las distintas generaciones y corrientes de izquierdas que en España han desarrollado su actividad con mayor o menor éxito, han acabado por no distinguir entre el adaptarse a los tiempos y el que los tiempos los adapten a ellos. Tras el fracaso soviético, el dominio prácticamente absoluto de la socialdemocracia desmarxistizada y confundida con el liberalismo (que algunos llaman neo-, como intentando salvar al liberalismo clásico de su supuesto “hijo” radicalizado) en prácticamente todas las democracias de mercado pletórico capitalista, ha ayudado mucho a esta confusión que dije al principio. De ahí que, desde la escuela, los medios de comunicación de masas de todo tipo -incluido Internet-, las Universidades e incluso las expresiones artísticas, esta socialdemocracia liberal, como ideología viscosa que todo lo impregna, se haya convertido en la verdadera ideología dominante del capitalismo actual.

De ahí que, y siguiendo la doctrina del fin de la Historia del funcionario estadounidense Francis Fukuyama, que a finales del siglo XX anunció que la democracia liberal-burguesa será la dominante de manera estable tras el derrumbe comunista, la viscosidad de la ideología dominante socialdemócrata y liberal impregne hasta a los más acérrimos opositores al capitalismo, salvando excepciones. Y de ahí que muchos, en vez de ser “anticapitalistas” (con toda la oscuridad y confusión que esta etiqueta conlleva), sean más bien “contracapitalistas”, esto es, contradistintos al sistema económico (e ideológico) capitalista pero desde una oposición que parte de una raíz similar, sino la misma. Muchas personas son liberales sin saberlo, y ése es el gran logro histórico de la ideología liberal.

El régimen de 1978, que sirvió de prólogo para esta situación ideológica y política, en la que el franquismo y la oposición al mismo se fusionaron reconvertidos en el magma ideológico socialdemócrata-liberal, teniendo como marco de juego la Constitución actual, ha posibilitado que la ideología dominante haya trastocado, de momento de manera catastrófica, a las generaciones de izquierdas políticamente definidas más fuertes de los últimos doscientos años. Tanto el anarquismo, como la socialdemocracia originaria, como el comunismo o el maoísmo (no hablemos aquí del jacobinismo o el liberalismo doceañista, espectros del pasado que, como sombras chinescas, se ven más como anécdotas curiosas sus hazañas revolucionarias que como herencia necesaria para los militantes actuales), han asumido sin pestañear y (casi) sin reflexionar, las ideas más peregrinas de este mejunje ideológico dominante capitalista que, si reflexionamos, veremos que es coherente con ese criptoliberalismo del que no se pueden desprender ni siquiera los líderes de las formaciones políticas españolas que se llaman a sí mismas “izquierda transformadora” y epítetos similares que, en realidad, no significan nada.

La ideología dominante, cual Matrix, hace que se conviertan en dogmas de fe ideas que, previamente al desarrollo estructural de las bases socioeconómicas e institucionales que posibilitan que esa ideología dominante se conforme y se convierta en gasolina de dichas bases, no eran más que obstáculos a la conformación de verdaderas alternativas revolucionarias tal y como siempre se habían conformado. De ahí que los que las han asumido las defiendan con uñas y dientes, creyendo incluso que quienes critican estas ideas son en realidad “el enemigo” amigo del capitalismo y del Orden Establecido, o algo peor incluso, un “facha”. Estarías dispuestos a destruir a quien sea que ponga en tela de juicio, como mínimo, estas siete ideas que expondré a continuación, las cuales se han convertido en tabúes.

El DRAE define tabú en su primera acepción como la “condición de las personas, instituciones y cosas a las que no es lícito censurar o mencionar“. La Wikipedia afirma, en el primer párrafo sobre la entrada “tabú” que es “la prohibición de algo supuestamente extraño (en algunas sociedades), de contenido religioso, económico, político, social o cultural por una razón no justificada basada en prejuicios infundados. Romper un tabú es considerado como una falta imperdonable por la sociedad que lo impone“.

Con todas las salvedades antropológicas evidentes que el término tabú conlleva, estamos hablando aquí y ahora de tabúes ideológico-políticos y sociales con implicaciones directas en el quehacer revolucionario, si es que lo hay, de muchas organizaciones. Y son tabúes en tanto que son asumidos tanto por la ideología dominante como por los “dominados dominantes”, los cuales, sin saberlo, legitiman el Orden Establecido que dicen pretender derribar, defendiendo estos tabúes que, a la larga, aseguran lo que a todo capitalista, comerciante y hombre emprendedor importa: la paz social que asegure el comercio. Una paz social que, no obstante, no tendrá reparos en usar el “mal necesario” de la violencia y la guerra al tiempo que las condena cuando se opone a la instauración de su paz comercial. Pues la paz es siempre la paz del vencedor sobre el vencido.

De ahí este artículo, y de ahí esta lista. Éstos son los siete grandes tabúes de las izquierdas españolas, los cuales, incluso, se interrelacionan políticamente entre sí, pues se suelen tomar todas como pack izquierdista que, en parte o en todo, nunca se cuestiona.

Advierto previamente: puede que este artículo no guste, pero no está escrito para “gustar” a quienes han comprado este pack de tabúes. Y si los compradores de este pack me acusan de “fascista” o “facha” por cuestionar dicho pack, habré de decir dos cosas: primera, que no lo soy (soy militante del PCE), y segunda, que con esta reacción me darán la razón.

1) El tabú de la nación española

Este es el primer tabú, el más duro de vencer durante décadas, y del cual, en cierto sentido, dependen los demás. Desde los últimos años del franquismo, y debido a una asociación de ideas tremendamente irreflexiva e infantil, se ha asociado la idea de España con Franco. Es comprensible que así haya sido, pues tras la Guerra Civil Española, la idea de España fue absorbida prácticamente por el régimen vencedor de la contienda, ideologizada y hegemonizada por él, al tiempo que el régimen hijo de aquel, el de la Transición y en el que actualmente vivimos, lo “desideologizó” en parte, sustituyendo el nacionalcatolicismo por el patriotismo constitucional a lo Jürgen Habermas. España pasó así, y gracias a los que pactaron la Transición (franquistas reconvertidos y opositores “reconvertidos”) de ser una “unidad de destino en lo universal” a ser una cosa que nació en 1978.

En el fondo, ambas ideas son la misma: dejando de lado lo absurda que es la idea de “unidad de destino en lo universal” de José Antonio Primo de Rivera (una cuchara, una hez fecal o un planeta también son “unidades de destino en lo universal” en tanto que reposan y se mueven en el espacio-tiempo), lo cierto es que la idea de una “España eterna” de esencial sociales anatómico-orgánicas y católicas, fue Madre de la idea de una España fruto del “consenso” ideológicos de los enemigos de ayer / hermanos de hoy. El patriotismo constitucional español habermasiano es hijo del esencialismo franquista.

Pero, ¿eso conlleva negar la idea de España, negar la existencia de España como nación e incluso buscar su destrucción porque se considera que es algo “facha”, de “derechas” o “antidemocrático”? En absoluto. Las izquierdas que nacen en la Transición y antes, en el tardofranquismo, con cómplices totales de esta situación, por no haber reclamado jamás el patriotismo español para sí cuando tenían más motivos que la “derecha” para hacerlo. España, como unidad política histórica, sí, nace con los Reyes Católicos, y la idea de conformar esa unidad nace, sí, con la Reconquista frente a la invasión islámica del Reino Visigótico. Pero España, como nación política en sentido contemporáneo heredado de la Gran Revolución Francesa, nace con la Guerra de Independencia de 1808-1814 y con la Constitución de Cádiz de 1812.

Mientras las izquierdas a nivel organizado no defiendan la unidad de España, la unidad de los trabajadores españoles en una misma sociedad política, los trabajadores seguirán votando a opciones políticas mayoritarias que garanticen, mal que bien, la unidad de España, como son el PP y el PSOE

Las izquierdas definidas españolas deberían reclamar esa herencia, pero no lo hacen porque asocian España, no a las Córtes de Cádiz, sino a Franco. Y, por extensión, asocian las Córtes de Cádiz, y toda la Historia de España anterior, con Franco. Así, Franco se convierte, no ya solo en la excusa ideológica de una clara muestra de pereza intelectual y mental que hace que se defiendan ideas separatistas por el mero hecho de ser antifranquistas (primero como si Franco todavía viviese, y segundo por asociar infantilmente que todo lo que no sea franquista o de “derechas” es lo mismo que uno, que es aliado e incluso amigo), sino sobre todo, en una figura histórica cuyos enemigos, sin saberlo, engrandecen cada vez más. No hay nada más lamentable que otorgar victorias a figuras del pasado una vez muertas hace tiempo. Y las izquierdas le otorgan victorias a Franco muerto hace ya cuarenta años, mientras sigan asociando la nación política española a su persona.

Algunos han intentado romper, desde las izquierdas, esta asociación, pero sin éxito. El último ejemplo es Pablo Iglesias, de Podemos, al hablar de patriotismo para asociarlo a un proyecto de cambio en España. Va por buen camino, pero no puede evitar arrastrar los dejes criticados en este artículo al apoyar el “derecho a decidir” de catalanes, vascos o andaluces, de balcanizar España mediante el voto. O lo que es lo mismo: la estupidez de Pablo Iglesias, y de personas dentro de Podemos, Izquierda Unida, el PSOE y otras organizaciones políticas, le lleva a pensar que otorgar un privilegio equivale a dar un derecho. Cuando se pretende que sobre la unidad de la nación española, que existe, no puedan decidir todos los españoles, sino solo aquellos censados en municipios de una región determinada donde hay una oligarquía política y económica determinada con poder para presionar a un Estado central que consiente y se beneficia de la existencia de esa oligarquía, se está más cerca de la derecha, incluso de la extrema derecha, que de las izquierdas.

Romper este tabú ese esencial para avanzar en positivo. Mientras las izquierdas a nivel organizado no defiendan la unidad de España, la igualdad de todos los españoles ante la Ley en Derechos y Deberes, la unidad de los trabajadores españoles en una misma sociedad política, y no se vea que todo separatismo es de derechas por el mero hecho de ser separatismo, estas izquierdas no progresarán en nada. Y por ello, los trabajadores seguirán votando a opciones políticas mayoritarias que garanticen, mal que bien, la unidad de España, como son el PP y el PSOE.

2) El tabú del europeísmo

Desde Ortega, se ha asumido que “España es el problema, y Europa es la solución“. Europa, un término geográfico que ha sido siempre hegemonizado por Alemania como “espacio vital” para construir su imperio depredador, bien sea por vía bismarckiana, bien por vía hitleriana, es la excusa ideológica para imponer esta hegemonía germánica sobre otros pueblos, siendo la Unión Europea su última expresión. Pero no nos engañemos. La idea de Europa no puede asociarse jamás a ninguna idea de progreso social o de “izquierdas”, por más que Lenin y Trotsky reclamaran unos “Estados Unidos de Europa” de corte socialista-comunista que jamás existieron, y que la propia dialéctica de Estados refutó históricamente, durante la Revolución Rusa, la Guerra Civil posterior, la invasión extranjera del nuevo Estado soviético, la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría. Stalin se dio cuenta siempre de que Europa era el enemigo de la URSS, y de ahí su geopolítica expansiva y contención del enemigo europeísta antisoviético.

Europa nunca ha estado unida políticamente. Tampoco durante el Imperio Romano, Estado que no fue continental-europeo realmente, sino talasocrático organizado alrededor del Mediterráneo (Mare Nostrum) teniendo tierras en el norte de África y en Mesopotamia. Europeizar el Imperio Romano es algo que hizo el fascismo, y que hacen ahora, todavía, los burócratas de Bruselas, Estrasburgo y Berlín. ¿De qué se trata para ellos? De buscar antecedentes históricos, manipulándolos, para mostrar que Europa estuvo unida en el pasado. Otro ejemplo sería el Imperio Carolingio, el cual fue eminentemente “francés” y no “europeo” (como lo fue el Imperio Napoleónico) o el Sacro Imperio Romano Germánico, el cual nunca existió positivamente hablando, salvo como formalidad, siendo más bien una amalgama de Estados pequeños dominados por pequeños monarcas y señores feudales durante siglos, sin poder efectivo político real.

Europa siempre ha sido una biocenosis, una suerte de conjunto de organismos (los Estados europeos) que coexisten en un biotopo (el continente geográfico europeo, influido por la dialéctica de Estados extraeuropeos -China, Rusia, Estados Unidos de Norteamérica, etc.-) en clave de “selección natural”, esto es, supervivencia de los mejores adaptados al entorno tratando de imponerse sobre el resto de Estados. Así ha sido Europa siempre, y siempre será así. Solo el Tercer Reich, que entendió que la raza aria tenía su espacio vital más allá de Alemania, pues era “Europa” su lugar propio (entendieron Europa los nazis como concepto biológico ampliando su término a todos los lugares del Mundo donde hubiesen blancos arios), y los Estados Unidos, que entendieron que unificar comercialmente Europa expandiendo el Estado de bienestar generado gracias a la URSS a todas las naciones europeas podía contener el avance comunista soviético, pudieron “unificar” algo Europa.

Pero, tras el hundimiento de la URSS, la biocenosis resucitó. La guerra de Yugoslavia impulsada por la OTAN y, sobre todo, Alemania; la partición de Checoslovaquia, la expansión de la OTAN-UE (bases del futuro TTIP) hacia el Este, la firma del Tratado de Maastricht hasta el Tratado de Lisboa (y todos los que hay entre medias), evidencian que la “unidad de Europa” ha estado siempre dirigida por los enemigos de las clases obreras de cada nación europea. Pero siendo además imposible unificar a estas clases obreras europeas en una unidad política única, porque hay elementos históricos, antropológicos, culturales y políticos que lo hacen inviables (la lengua, la religión, los intereses geoestratégicos, etc.). Las unificaciones políticas efectivas solo pueden hacerse cuando estos elementos antropológicos, culturales y políticos son prácticamente los mismos entre Estados distintos. Es más fácil que se unifiquen las dos Coreas antes que lo haga Europa.

La cuestión es por qué las izquierdas españolas son europeístas todas. Más allá del internacionalismo proletario, lo que está claro es que son en el fondo orteguianas. Todos los partidos políticos españoles, de derechas y de izquierdas, españolistas y separatistas, son europeístas, siendo éste el tabú que más consenso tiene entre todos ellos. Sin dejar de defender el internacionalismo proletario y apoyando cualquier lucha justa en cualquier nación del Mundo, también en Europa, los trabajadores españoles no pueden esperar a que su soberanía y su unidad puedan defenderse en una histórica biocenosis. Y esto dicho sin perjuicio de apoyarse en China y Rusia para acometer retos geopolíticos importantes en este siglo. Ahora bien, ¿merece la pena que España pase de ser un territorio hegemonizado por Estados Unidos y Alemania a que lo sea por China y Rusia? Si Francia y Alemania han sido desde la Segunda Guerra Mundial unos peleles del Imperio Estadounidense, que puedan serlo de Moscú o Pekín no hace sino cambiar el hegemón que unifica “Europa” de Oeste a Este. Unificación que también sería precaria y bajo supervisión alemana. A este callejón sin salida nos lleva el patriotismo europeísta (con concesiones al separatismo al estilo Podemos o al estilo Jorge Verstrynge, muy cercano a Pablo Iglesias) de Manuel Monereo Pérez en su obra “Por Europa y contra el sistema euro” (2014), dándose cuenta Monereo de que hay un problema, pero aplicando viejas soluciones por inercia.

Tal y como dije en Asís, Italia, en el Encuentro organizado por “Sinistra contro’l Euro”, celebrado el pasado verano, hoy día ser antieuropeísta es como ser antifascista. Y de ahí la necesidad de romper este segundo tabú.

3) El tabú del Islam y el relativismo cultural

Ambos están relacionados. Más allá de la comprensión de la idea de cultura, de lo que se entiende por cultura y de lo necesario que es, para la Antropología o la Historia, el comprender las organizaciones institucionales de otras sociedades, el relativismo cultural ha tendido siempre a ecualizar, equiparar y, en ocasiones, a justificar cualquier expresión cultural ajena a aquella en la que estas disciplinas se han desarrollado. Es comprensible, pues la Antropología como disciplina surgió en un momento en que era necesario, no ya solo estudiar a los pueblos conquistados colonialmente, sino también para justificar su dominio y colonización. Esto, durante los procesos de descolonización, conllevó su “vuelta del revés”, pero no la destrucción de su esencia, sino ponerla a hacer el pino. Los pueblos colonizados, convertidos en Estados independientes, tenían ahora que permitir la comercialización de sus productos culturales, y la justificación institucional de los mismos era necesaria para su justificación como mercancías.

Una tienda de productos chamánicos en pleno corazón de una ciudad europea o norteamericana es el ejemplo más claro del liberalismo económico asociado a este relativismo cultural que, cuando tiende hacia la socialdemocracia y no choca con el conservadurismo cristiano que tiende a combatir este tipo de producciones culturales, se convierte en el mejor aliado del capitalismo y de su capacidad de transformar cualquier objeto en mercancía, por muy remoto que sea su origen. De ahí que el relativismo cultural se convierta en un enemigo declarado de las izquierdas definidas en general (si son coherentes) y del comunismo en particular.

La guerra de Yugoslavia impulsada por la OTAN, la partición de Checoslovaquia, la expansión de la OTAN-UE (bases del futuro TTIP) hacia el Este, el Tratado de Maastricht y el Tratado de Lisboa evidencian que la “unidad de Europa” ha estado siempre dirigida por los enemigos de las clases obreras de cada nación europea

El relativismo cultural aliado del liberalismo socialdemócrata abre puertas que pueden ser traspasadas incluso por enemigos declarados del capitalismo que, sin embargo, no pretenden sustituirlo por sociedades de corte leninista o socialista. Hablamos de configuraciones políticas y sociales anteriores en el tiempo histórico, seguidas por miles de millones de personas y que, auspiciadas por la protección geopolítica de Estados Unidos, el auge del petróleo como elemento esencial de funcionamiento del Orden Internacional y el apoyo que buena parte de sus elites dan a sus elementos más extremistas (grupos terroristas, yihadistas, wahabbitas, salafistas, etc., siempre sunníes por cierto) no son en absoluto aliados de la “lucha proletaria internacional” ni de las izquierdas. Sociedades donde los ateos, anarquistas y comunistas son asesinados y encarcelados por el mero hecho de serlo, al igual que los homosexuales, y donde las mujeres son consideradas como inferiores.

Me refiero al Islam, una religión que surge hacia el siglo VII d. C. en Arabia debido a la influencia sobre Mahoma, su fundador, del cristianismo nestoriano, el arrianismo y otras corrientes heréticas cristianas que negaban la divinidad de Jesucristo (el Islam nace en la periferia del Mundo cristiano medieval), y que actualmente siguen cerca de 1.300 millones de personas en todo el Mundo, incluida España.

La asociación de la idea de España con el franquismo y el nacionalcatolicismo conlleva, en muchos casos, aceptar el pack entero de estos tabúes, incluido el de asociar el cristianismo en general, y la Iglesia Católica en particular, con Franco. Sin negar la parte de verdad que esto pueda conllevar, tan absurdo es pensar que todos los católicos son fachas y potenciales pederastas a pensar que todos los musulmanes son potenciales terroristas y, también, potenciales pederastas. Pero de la misma manera que no se puede culpar a todos los católicos de la pederastia masiva en el seno de la Iglesia Católica aunque haya elementos preocupantes en ciertos códigos morales antiguos donde la condena moral y teológica de la misma nunca ha sido tan explícita como con otras prácticas, no se puede culpar a todos los musulmanes del terrorismo islámico y del yihadismo (el intento de convertir a toda la Humanidad al Islam, por la fuerza y la guerra si es necesario) aunque sí hay elementos en los propios fundamentos del Islam que llevan al yihadismo.

Pero, decía, la asociación de ideas España-Franco-catolicismo, conlleva en muchos casos la asociación de ideas Al Andalus-Islam-progreso social y democracia. En todos los casos en que esta asociación se defiende, al comentársele las atrocidades cometidas en el nombre del Islam y lo retrógrada que resulta esta religión nacida en la periferia del mundo cristiano medieval (lo vuelvo a señalar porque es importante), te espetan sobre la tolerancia de Al Ándalus (donde los judíos y los cristianos eran súbditos de segunda y pagaban importantes tributos al poder islámico) y recuerdan las atrocidades del cristianismo medieval, moderno y contemporáneo (cruzadas, inquisición, etc.). Y suelen ser, además, personas que defienden el laicismo al mismo tiempo que la tolerancia entre religiones. La plasmación última de esta estupidez ideológica la pudimos observar, a un nivel político de dimensiones internacionales, con la Alianza de Civilizaciones promovida por el liberal socialdemócrata José Luis Rodríguez Zapatero durante su legislatura, convirtiendo su PSOE en el adalid del relativismo cultural más naif y de salón.

La necesidad de ruptura de este tabú, el del relativismo cultural (que equipara una ablación de clítoris a una circuncisión masculina) y del Islam asociado a aquél (la segunda religión del Mundo en número de fieles que, por motivos demográficos, podría ser la primera en este siglo XXI), se fundamenta en lo siguiente: de la misma manera que los filósofos ilustrados, muchos cristianos y católicos, criticaron los fundamentos del cristianismo en los siglos XVI, XVIII y XIX, hasta la actualidad, es necesario criticar radicalmente, y hasta sus fundamentos más radicales, al Islam, porque en buena medida el futuro de las izquierdas dependerá de ello.

Por eso, hay que ir con machete y sin contemplaciones a triturar las raíces del Islam en sus textos fundamentales, sobre todo el Corán, el fundamento primero y último de toda la religión islámica. Y ello conllevará tener el mismo valor para hacer manifestaciones contra la matanza de niños, mujeres, homosexuales o disidentes políticos en naciones como Irán, Pakistán, Afganistán, Indonesia, Egipto, Turquía o Arabia Saudita (la madre del cordero, pues goza de protección imperial y en ella están La Meca y Medina, las ciudades más santas del Islam -las religiones no flotan en el aire, no son cosa divina-) que cuando ocurre lo mismo en Estados Unidos, Rusia, China u otros lugares.

4) El tabú del federalismo

Este tabú es más problemático de lo que en principio pueda parecer. Acríticamente y sin cuestionarlo en absoluto, se ha asumido que en España, ser de “izquierdas”, equivale a ser federalista, bien sea para “resolver el problema nacional”, bien sea para asegurar mejor la balcanización de la nación española. Todo parte en buena medida de la descomposición de la nación española de ambos hemisferios nacida en 1812 en Cádiz y de la reflexión posterior de Francisco Pi y Margall, presidente de la Primera República Española, en su obra “Las nacionalidades“. ¿De qué trata realmente el federalismo español? De transformar la tradicional anatomía antropológica y sociológica de la España ibérica e insular de estirpe católica, desconfiada del poder central del Estado, en una modalidad de nación soberana moderan basada en lo realizado en Italia, Alemania y, antes, en Estados Unidos y en las repúblicas hispanoamericanas independientes.

Pero, realmente, ¿qué es el federalismo y el confederalismo? Un Estado federal es una ficción jurídica, por el cual Estados o colonias previamente separadas e independientes se unifican, cediendo su soberanía a una Federación, o lo que es lo mismo, a un Estado centralizado de facto. Según el grado de competencias que tenga cada unidad del nuevo Estado antes separada, se hablará de federación o confederación. Pero para poder hacer un Estado federal (o confederal) primero sus partes tendrían que estar separadas para luego poder unirse. Siendo esto así, ¿tiene sentido pedir que España sea un Estado federal? No, pues España lleva unida (al menos su parte ibérica e insular) desde el siglo XVI; por lo tanto, es estúpido pretender desunir una nación unida desde entonces para, mediante el federalismo, mantenerla unida. Convertir a España en Estado federal, partiendo de una unidad previa, no sería entonces, además de una estupidez, un juego muy bonito para catedráticos de Derecho Constitucional. No tienen más que sentarse en un despacho, aprobar un documento que diga que España es un Estado federal, y ya está. En esa línea, lamentablemente, están Izquierda Unida, Podemos y el PSOE.

Además, la tradición comunista siempre ha reclamado un modelo único de Estado: la República Única e Indivisible, la cual siempre defendieron Marx, Engels y Lenin (en El Estado y la Revolución), mostrando así al comunismo como heredero y superador del jacobinismo de la Gran Revolución Francesa, pues solo el centralismo unitario puede permitir convertir al Estado conquistado por los trabajadores y su vanguardia en sujeto revolucionario a escala internacional, universal. Algunos dirán que la URSS fue un Estado federal que permitió la separación de sus partes. Pero esas partes solo podían separarse votándolo todos los ciudadanos soviéticos, y en 1991 todas las repúblicas soviéticas votaron en un referéndum por la continuidad de la URSS y de su unidad, aunque en agosto de ese año la sección rusa del PCUS se cargó dicha unidad, sencillamente porque ya no era comunista. Pero lo que está claro es que sin ese federalismo (quizás entendido desde la URSS debido a la inmensa extensión del país, asegurando su unidad en todo caso mediante la fuerza militar y armamentística) y sin esas concesiones al neofeudalismo secesionista, la URSS no habría desaparecido.

El modelo que más le conviene a España, y este no sería incompatible con el bilingüismo legal en diversas regiones, es el la República Unitaria Presidencialista y Unicameral. La Monarquía sobra, la Constitución de 1978 sobra, las Autonomías sobran y el Senado sobra.

5) El tabú animalista

Otro tabú difícil de entender y, al tiempo, de explicar. Desde hace algún tiempo se ha asumido por parte de algunas personas de izquierdas que el defender los derechos de los animales es de “izquierdas” y que es algo progresista, explicando esta lucha entre otras razones por motivos “humanitarios” o porque antes las mujeres, los esclavos, los pueblos colonizados o los seres de otras razas no tenían derechos y ahora sí los tienen.

Salvo que se trate de un psicópata, nadie en su sano juicio torturaría jamás a un animal. Y, además, ninguna sociedad política permitiría por ley el maltrato hacia otros seres vivos animales o vegetales. Y es cierto que una persona que suele tratar bien a los animales tratará bien a las personas, pero es igual de cierto que quien trata a los animales como personas acabará por tratar a las personas como animales. Un Estado puede otorgar derechos a animales, a vegetales e incluso a entidades arracionales como las piedras. Pero los derechos también han de poder ejercerse, y ni las piedras, ni los vegetales, ni los animales (tampoco los que pretende proteger el Proyecto Gran Simio -bonobos, orangutanes, chimpancés y gorilas-) pueden ejercer derechos porque, para hacerlo, hay que cumplir derechos. Pueden y deben haber leyes de protección de la biosfera, en tanto que nosotros pertenecemos a ella, pero la biosfera no puede tener prioridad sobre aquellos que podemos hacer uso de ella para sobrevivir y, sí, para protegerla.

Equiparar un ser humano, sea niño, mujer, esclavo, indio o negro, a un animal para otorgar a este último derechos, ¿no comporta en cierto sentido considerar a los niños, mujeres, esclavos, indios o negros como animales, como inferiores a los varones blancos mayores de edad? ¿Acaso el Proyecto Gran Simio no tiene un claro componente colonialista racista -que enlaza el animalismo con el relativismo cultural-, en tanto que vuelve a conformar una pirámide biopolítica en la especie humana acercando a los negros africanos a los chimpancés? El animalismo no es de izquierdas ni de derechas, es simplemente una ideología que, basándose en la racionalidad de proteger la naturaleza biológica no humana (los animales son racionales aunque no al nivel humano, no tienen instituciones en la inmensa mayoría de los casos, y nunca como nosotros), resulta ser irracional.

Aparte, la Humanidad siempre comerá carne, y la necesidad de comer carne conlleva la necesidad de matar animales para comerlos. Otro asunto distinto es matar indiscriminadamente e innecesariamente, torturarles previamente o abusar de ellos para realizar todo tipo de experimentos científicos, rituales religiosos o depravaciones sexuales, todo ello entrando en lo punitivo. Pero nunca la vida de un animal puede estar a igual nivel, y menos a superior nivel, que la vida de un ser humano. Al no haber verdadera disyunción entre naturaleza y cultura, los esclavos, las mujeres y los humanos de pueblos colonizados pudieron finalmente ejercer sus derechos y sus deberes, pero los animales nunca lo harán.

La ética, la moral y la política solo se pueden ejercer con los iguales a uno, y la frontera no es el “sufrimiento” o la “capacidad de tener dolor” (cosa que acerca el animalismo al utilitarismo benthamiano vía Peter Singer y, con ello, a las teorías margiutilitaristas neoclásicas y austriacas, es decir, al liberalismo). Y sobre los seres vivos de la biosfera lo que hay que ejercer es el buen trato, el no abusar de su existencia para más allá de la subsistencia de la biosfera misma y la mejora de nuestras vidas.

Además, la asociación del tabú del animalismo con el tabú de la idea de España conlleva que se llamen “fachas” a muchas personas de izquierdas que les gustan las corridas de toros. Pueden no gustarme las corridas de toros (y son realmente tortura animal, aunque también son cultura; la silla eléctrica es cultura, y muy refinada), pero su existencia no tiene nada que ver, ni influye en absoluto, con la lucha por los derechos sociales y laborales de los trabajadores que viven en España, también extranjeros residentes e ilegales, ni habría por qué expulsar de un partido de izquierdas a militantes que les gusten las corridas.

Es más, y aquí seré muy incorrecto políticamente hablando: ¿qué clase de revolución política vamos a realizar si somos incapaces siquiera de “matar a un perro”? Lo digo por el pobre Excalibur, sacrificado durante la crisis del ébola en España.

6) El tabú de la “unidad de la izquierda”

Izquierda Unida fue un proyecto político de “agregación de demandas populares” para convertirlas en programa político mediante, también, de la agregación institucional de fuerzas de la llamada “izquierda”. Nació en el contexto de la batalla contra la entrada definitiva de España en la OTAN. Pero esa fue una lucha perdida de antemano, como todas aquellas en que se ha pedido la “unidad de la izquierda”. España ya estaba camino de la OTAN desde el mismo momento en que acabó la Segunda Guerra Mundial y estaba clara la influencia estadounidense sobre Europa occidental.

La idea de “unidad de la izquierda” tiene un sentido estratégico político claro: aglutinar fuerzas para la toma del poder. Y esta estrategia es deudora de los frentes populares del siglo XX conformados contra el avance del fascismo en varias naciones europeas. Pero, ¿cómo acabaron todos los frentes populares? En España no impidió la victoria de Franco, y en Francia Hitler entró victorioso en París y pudo dividir la nación en dos, por no hablar de cómo el fascismo se hizo con el poder en toda Europa salvo en el Reino Unido y la URSS mostrando el absoluto fracaso de la estrategia de los frentes populares europeos. Además, Izquierda Unida, como forma contemporánea de intento de Frente Popular, ha demostrado su inutilidad para la toma del poder, ya que la “unidad de la izquierda” es imposible mientras exista el Partido Socialista Obrero Español. Y ahora será imposible con un nuevo actor, Podemos, en el tablero de juego político.

La “izquierda” no puede unirse porque no hay tal “izquierda”. Hay “izquierdas”, definidas e indefinidas, que entre sí son incompatibles y que solo se pueden “unir” coyunturalmente frente a un tercero (pudiéndose unir coyunturalmente también frente a un tercero izquierdas y derecha). Jacobinos, liberales, anarquistas, socialdemócratas, comunistas, maoístas y populistas no pueden unirse jamás para elaborar un proyecto político común, y lo único que puede ocurrir es que un socialdemócrata pueda volverse comunista, o que un comunista se vuelva liberal, o que un populista se vuelva socialdemócrata, entre otras varias combinaciones y conversiones, y que una ideología hegemónica sobre otras posibilite esas conversiones en “masa”.

Lo que ha funcionado, lo único que ha funcionado, es que una vanguardia profesionalizada de militantes disciplinados tenga una agenda propia de cambio político construyéndola hasta la victoria, se tarde el tiempo que se tarde. Una vanguardia que solo la pudo entender Lenin, y que si se desconecta de la idea de hegemonía de Gramsci, al camarada italiano se le convierte en un mero publicista, en un Risto Mejide. Y eso es lo que necesita España. Por eso, la ruptura del tabú de la “unidad de la izquierda” requiere romper con el tradicional menchevismo del comunismo español y hacerlo bolchevique, no importando si se está en “minoría orgánica”, queriendo ser mayoría siempre.

Quizás haya que empezar a decirlo: el tabú de la “unidad de la izquierda” requiere de la reconstrucción del Partido Comunista de España. Y para reconstruir el Partido Comunista de España quizás haya que destruir Izquierda Unida.

7) El tabú de Iberoamérica

El último tabú es el más “desconocido”, pero no deja quizás de ser el más importante, pues está muy relacionado con todos los demás. Directamente relacionado con el tabú de España y con el del europeísmo, el tabú de Iberoamérica, o del iberoamericanismo asociaría cualquier idea de acercamiento o unidad de España (y Portugal) con Iberoamérica como un intento de recuperar el fenecido Imperio Español (también asociado a la “derecha”, a “Franco”, a “lo peor”), pensando el iberoamericanismo (la Hispanidad) como el atraso, y el europeísmo (sea en su vertiente progermánica, profrancófona o prorrusa) como el progreso.

Lo que no tienen en cuenta aquellos que defienden este tabú es que si se defienden unidades geopolíticas progresivas y progresistas que puedan plantar cara al liberalismo hegemónico a nivel universal (que enarbolará en breve el campo de la TTIP), esas unidades solo pueden realizarse si se comparte una lengua, unas instituciones antropológicas determinadas (tradiciones y costumbres) e incluso una religión, también un pasado político común, una evolución política histórica pareja y una situación geoestratégica privilegiada para ello.

Romper el tabú de Iberoamérica, asociando su idea a revolución, a unidad, a clases obreras y a socialismo, permite romper el tabú del europeísmo y el de la idea de España

A esto hay que sumar que las verdaderas unidades geopolíticas que han sido hegemónicas a escala universal histórica han sido talasocracias, esto es, superpotencias marítimas, más que telurocracias, superpotencias terrestres. El Imperio Romano, el Islam, el Imperio Portugués, el Imperio Holandés, el Imperio Español, el Imperio Británico y el Imperio Estadounidense fueron talasocracias. El Imperio Persa, el Imperio Macedonio, el Imperio Mongol, el Imperio Ruso, el Imperio Napoleónico, el Tercer Reich y la Unión Soviética fueron telurocracias. Los BRICS tienen una base telurocrática evidente por China y Rusia, mientras que el TTIP la tiene talasocrática, por su presencia en dos océanos, Atlántico y Pacífico. Y los océanos también son tierra de interés geoestratégico, siempre lo han sido, pero ahora con la capacidad de ser explotados económicamente como en ninguna época del pasado se había hecho gracias al avance impresionante de las ciencias y las tecnologías (factor esencial para tener hegemonía el Mundo).

Y la inestabilidad política de la media luna geopolítica que va de Europa del Este al sudeste asiático pasando por Oriente Próximo y la India, juega en favor del Imperio Estadounidense más que de China y Rusia, teniendo Moscú a su favor sus recursos naturales, su extensión y su poder militar, y China su poder económico y su población, además del ejército más numeroso del Mundo. Pero Estados Unidos sigue teniendo el dominio del cambio monetario mundial, la más alta tecnología, la fuerza cultural y de comunicación a través de medios y un poderosísimo ejército, además de fieles aliados que asumen el inglés casi como segunda lengua.

A este respecto, apoyarse en los BRICS para atacar al TTIP desde dentro del campo del TTIP es comprensible y razonable, pero condenado al fracaso si se queda uno en ser mero comparsa de los BRICS, aunque España por su cuenta no pueda afrontar sola este desafío. Únicamente si orienta su política hacia sus hermanos y aliados naturales en Iberoamérica, podría hacerse. La nación más peligrosa del Mundo para los intereses estadounidenses es México, y de ahí la necesidad del Imperio Realmente Existente de que México no salga jamás de su situación geopolítica y social de sumisión y servidumbre, además de su inestabilidad social. Pero la necesaria alianza entre las fuerzas revolucionarias mexicanas con las españolas, que vaya más allá del mero internacionalismo proletario, sería un golpe mucho más certero contra los Estados Unidos que lo que pueda hacer cualquier grupo yihadista o cualquier acuerdo entre Moscú y Pekín.

La situación geoestratégica de España es importantísima, y en Washington lo saben. Pero solo falta capacidad y voluntad para romper el tabú de pensar que una Alianza Socialista Iberoamericana, desde California hasta Tierra de Fuego, desde Menorca hasta Manila, sea recuperar una idea de Franco. No, es algo más grande y mejor: es aprovechar los restos de un Imperio fenecido para levantar una superpotencia progresiva de impacto universal.

Romper el tabú de Iberoamérica, asociando su idea a revolución, a unidad, a clases obreras y a socialismo, permite romper el tabú del europeísmo y el de la idea de España. La ruptura de todos estos tabúes, en definitiva, es esencial para poder avanzar mucho más de lo que se ha hecho ya (y no se desdeña nada de lo ya realizado) hacia una verdadera revolución política, que no puede ser más que aquella que tenga impacto real a escala universal.

 

“FREEDOM IS NOT FREE”

En mi opinión”

No 831  Diciembre 24, 2014

“IN GOD WE TRUST” Lázaro R González Miño   EDITOR

http://enmiopinionlazarorgonzalez.blogspot.com/

One thought on “No 831 “Enmi opinion” Diciembre 24, 2014

  1. Pingback: No 831 “Enmi opinion” Diciembre 24, 2014 | Romelbpaz1's Blog

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s